Clique aqui e Saiba mais

Radio en vivo:

Radio Radio

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:
El fin último de la humanidad es ser feliz y estar satisfecha. Pero la au-
torrealización mediante el materialismo no logrará este objetivo. En lo más
íntimo del ser, la gente sabe que esto es cierto y, sin embargo, continúa con
su obsesión por las posesiones:
lo veo, lo quiero, lo tengo
. ¿Qué podría ser más
sencillo que eso? Los adventistas del séptimo día, al igual que todos los demás,
se enfrentan a la tentación de suscribirse a los valores del materialismo. Sin
embargo, la adquisición continua de bienes no produce felicidad, satisfacción
ni contentamiento. Al contrario, produce problemas, como cuando el joven rico
se apartó de Jesús, desdichado, desanimado y abatido porque no oyó ni obtuvo
lo que quería. “Los valores materialistas se asocian con un socavamiento
generalizado del bienestar de la gente, desde poca satisfacción y felicidad en
la vida, hasta depresión y ansiedad, pasando por los problemas físicos como
los dolores de cabeza, los trastornos de la personalidad, el narcisismo y el
comportamiento antisocial” (T. Kasser,
The High Price of Materialism
[El alto
precio del materialismo], p. 22).
En otras palabras, los cristianos materialistas beben con orgullo de la
fuente de la riqueza, pero se deshidratan espiritualmente. Sin embargo, si
bebemos del agua que Cristo da, nunca tendremos sed (Juan 4:14).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. Analiza la idea del evangelio de la prosperidad. ¿Qué versículos podrían
usar quienes creen en esta idea, para tratar de promoverla? Al mismo tiempo,
¿qué ejemplos puedes encontrar en la Biblia de personas fieles, cuyas vidas
son refutaciones vivientes de esta falsa enseñanza?
2. Cuando su primer hijo ya tenía algunos años, unhombre dijo: “He apren-
dido dos verdades bíblicas importantes de este niño. Primero, que nacemos
pecadores. Segundo, que nacemos codiciosos”. ¿Quién puede contar historias
acerca del modo en que aun los niños revelan cuán codiciosos somos natu-
ralmente los seres humanos? ¿Qué nos dice esto acerca de la necesidad de la
gracia divina?
3. “Si buscamos el origen de nuestros problemas”, escribió alguien, “no
deberíamos testar a la gente para medir su adicción a las drogas; deberíamos
testarlas paramedir su estupidez, su ignorancia, su codicia y su amor al poder”.
¿Qué tiene la codicia que es tan perjudicial, no solo para el codicioso en sí, sino
también para los que lo rodean? ¿Qué ejemplos conoces en los que la codicia
ha causado daños terribles a todos los involucrados?

Comente