Los niños colorean el mundo ¡No apaguemos su inocencia!

Estadísticas revelan que el 76% de abuso sexual son a menores de edad.

Papá y mamá no estaban en casa. Al promediar las tres de la tarde, el calor se hacía sentir con más fuerza y provocaba consumir agua fresca o cualquier alimento lo más frío posible y si es algo helado, mucho mejor.

Con sus pequeñas manos preparó gelatina y las colocó en vasos. Una vez listas, salió a la calle para venderlas por su vecindario. Sus clientes de la estación de combustible la esperaban como cada tarde, sin embargo, ella no llegó. “Siempre venía a ofrecernos, pero ese día no apareció”, comentan. Algunos vasitos de gelatina regados en el camino, indicaban que habría tomado otra dirección.

Kelly, una niña de tan solo diez años protagonizaba una historia que nunca pidió vivirla. Mientras se dirigía a vender las gelatinas, fue abordada por dos sujetos desconocidos que la llevaron a un lugar separado de la ciudad. Al día siguiente, la menor experimentaba la peor pesadilla y sentía cómo sus sueños y el de sus padres, se apagaban poco a poco. El sufrimiento y el dolor la abrazaron fuertemente hasta que, finalmente, Kelly quedó sin aliento.

La ciudad de Barranca, el norte de Lima en Perú, quedó conmocionada por tan indescriptible noticia y pronto las calles eran escenario de protestas que pedían la detención y la pena máxima para aquellos hombres que apagaron la vida de la niña.

Kelly es un reflejo de tantos niños y niñas que son víctimas del abuso sexual. Un estudio realizado por Unicef en cincuenta países, demuestra que 15 millones de jovencitas entre 15 y 19 años fueron forzadas a tener sexo y el 60 % de ellas había pasado por esa situación durante el último año.

Este 24 de agosto, la campaña busca concientizar a la población para hacer un alto al abuso sexual infantil.

Tristemente, en el Perú, el 76% de violaciones son menores de edad, según un estudio realizado por el Programa de Investigaciones Criminológicas y Análisis Prospectivo del Ministerio Público del país.

El abuso sexual infantil puede incluir un contacto físico y comportamiento sin tocamientos. Un adulto que siente placer en ver a una criatura sin ropa es un abusador, aunque no la haya tocado”, afirma la revista en contra de la violencia “Rompiendo el Silencio”. Es por eso que los especialistas recomiendan, a los padres, tener cuidado con las señales de alerta para detectar un abuso infantil, tales como: comportamiento, dibujos y lenguaje sexual que no corresponde a su edad; estado de ánimo y comportamiento alterado; cambios en el sueño; alteraciones en la higiene; ciertos cambios en la alimentación y bajo rendimiento académico.

Además, afirman que los vínculos de confianza entre los padres e hijos permitirá que los menores se sientan más seguros de contar con ellos alguna situación que les incomode. “Tenemos que hablar con los niños y explicarles qué está pasando y cómo deben actuar. La información debe darse de acuerdo a la edad”, explica la psicóloga clínica Maribel Briceño. La especialista menciona que los padres deben enseñar a sus hijos que sus cuerpos les pertenecen y nadie tiene derecho a tocarlos.

Las estadísticas de la violencia podrían incrementarse, pero es nuestra responsabilidad tomar conciencia y ayudar a las víctimas a buscar ayuda. “Los niños y las niñas tienen que saber qué está mal, deben hablar sin miedo y denunciar”, añade la psicóloga.

Diariamente, niños y niñas sufren este mal social por parte de familiares, amigos de la familia o parientes cercanos. Frente a esta lamentable situación, cada año la Iglesia Adventista del Séptimo Día promueve la campaña “Rompiendo el Silencio”orientando a las víctimas a no quedarse callados, buscar ayuda profesional y esperanza en Dios para superar las consecuencias de este tipo de violencia. ¡Únete! Este 24 de agosto se realizarán pasacalles, consultas psicológicas, charlas, marchas y otras actividades en todo el país con el fin de concientizar a la población a tomar acciones inmediatas para hacer un alto al abuso sexual infantil.

Si usted conoce alguna víctima de abuso sexual infantil, rompa el silencio llamando a la Línea 100 del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables del Perú, acudir a un Centro de Emergencia Mujer (CEM) o hacer una denuncia en la comisaría más cercana. Los niños merecen amor, respeto, seguridad y crecer en paz. Dejemos que su inocencia continúe coloreando y alegrando nuestro mundo.

[Periodismo NT Perú, Rosmery Sánchez]

 

 

 

 


Comente