Iglesia adventista alzó su voz contra el suicidio y la violencia

Plazas y parques fueron visitadas por adventistas con mensajes de sensibilización y prevención del suicidio. [Foto: Universidad Peruana Unión]

La Iglesia adventista en el Perú se unió al proyecto sudamericano Rompiendo el Silencio y alzó su voz en contra del suicidio y la violencia a través de diferentes acciones que involucraron a niños, jóvenes y adultos; el último 25 de agosto.

Según la Organización Mundial de la Salud, 800 mil personas se quitan la vida voluntariamente cada año y, en su mayoría, tienen entre 15 y 29 años de edad. En nuestro país, diariamente entre dos y tres personas optan por el suicidio, sin embargo, el riesgo es ocho veces mayor en el caso de las mujeres que son víctimas de violencia por parte de su pareja. Estudios también señalan que el 25% de menores, entre 12 y 17 años, ha tenido deseos de quitarse la vida alguna vez.

Estas cifras han alarmado a la población y armaron grandes pasacalles en diferentes lugares del país para sensibilizar a los ciudadanos a tomar medidas de prevención y disminuir estas estadísticas en nuestro país. Asimismo, visitaron colegios ofreciendo talleres gratuitos a los niños y adolescentes.

“Las características de una persona que está pensando en quitarse la vida e: estar triste (angustia emocional), el sentimiento de soledad, demasiadas ganas de dormir o dificultades para conciliar el sueño, pierde el interés de hacer las cosas que antes le gustaba a hacer”, explicó la Dra. Dámaris Quinteros, directora de la Escuela de Psicología de la Universidad Peruana Unión en la filial Tarapoto, en una entrevista para Radio Nuevo Tiempo.

La especialista recomendó que, si tenemos a algún familiar o amistades con estas conductas, mostrarles interés por su situación, hablar con ellos, tener a la mano los teléfonos de instituciones que los puedan ayudar. Asimismo, retirar de su entorno píldoras, pastillas, sustancias y elementos pulso cortantes que lo puedan hacer daño.

Rompiendo el Silencio es un proyecto que realiza el Ministerio de la Mujer de la Iglesia Adventista del Séptimo Día una vez al año, con la finalidad de orientar a las personas a buscar ayuda ante todo tipo de violencia. En el 2018, el proyecto hizo su énfasis en la prevención del suicidio. [Prensa NT Perú].


Comente