Haz de tu vida el mejor poema

10 de setiembre: Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

Cada día es un regalo de Dios, cada respiro es un milagro y vivir es ya una bendición otorgada. El tiempo no se detiene, el trabajo y los quehaceres diarios, tampoco. El despertador suena y cada quien empieza a vivir su propio mundo. Tristemente, no todos han alcanzado la alegría y la paz interior.

“La vida es linda” – dicen muchos por ahí, pero en el Perú ya hay alrededor de dos millones de personas que sufren depresión, una enfermedad mental que no distingue sexo, edad o nivel socioeconómico. Este mal empieza con la vulnerabilidad y la tristeza. Lastimosamente, la cadena depresiva termina con el suicidio.

El viernes 7 de setiembre, el Ministerio de Salud del Perú informó que se han reportado 1384 intentos de suicidios en lo que va del año, de los cuales el 65.5% son mujeres (según el estudio realizado con 489 casos). Una situación preocupante no solo para nuestro país, sino para el mundo.

Hoy, como cada 10 de setiembre, es el Día Mundial para la Prevención del Suicidio establecida por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio en colaboración de la Organización Mundial de la Salud, con la finalidad de concientizar a nivel mundial que el suicidio puede prevenirse.

Si cambiamos nuestras actitudes y ayudamos a nuestro prójimo, podríamos cambiar estas estadísticas por momentos felices. Un abrazo, una sonrisa, una palabra de ánimo podría hacer diferente el día de una persona y no solo cada 10 de setiembre, sino todos los días del año.

Dice la Biblia, en Proverbios 17:22, que “El buen remedio es el corazón alegre, pero el ánimo triste resta energías”. Entonces, no restemos energías, sino multipliquémosla con un corazón alegre.

La vida no es perfecta y las dificultades están a la orden del día. Sin embargo, Dios nos ama tanto que prometió estar a nuestro lado si tan solo se lo pedimos con una oración. Sólo él nos da fuerza y valentía para enfrentar los momentos oscuros. Esa es la esperanza para todos nuestros problemas.

Vivamos cada día pidiendo la ayuda de Dios y hagamos de nuestra vida el mejor poema de todos. A lo mejor, aún no se ha tocado la música más linda en el concierto de tu vida. [Prensa NT Perú / Fuente: Perú 21, La República]

 


Comente