En Colombia, distribuyen 400 bicicletas nuevas a familias necesitadas

Janiet David Gutiérrez, beneficiado.

En Colombia, 400 bicicletas nuevas fueron donadas a niños de bajos recursos económicos de las comunidades étnicas, como parte del programa “Wheels to Educate” (Ruedas para educar).

La iniciativa surge para dar facilidades a los niños que tienen que caminar de tres a cuatro horas desde su casa hasta el colegio. “Hay familias muy humildes, de bajos ingresos, pero culturalmente ricas allí”, dijo el pastor Mauricio Buitrago, director de ministerios juveniles para la Iglesia adventista en la región del norte de Colombia y principal organizador de “Wheels to Educate”.

A inicios de este mes, líderes y voluntarios de la iglesia viajaron y distribuyeron las bicicletas, mientras los rostros de los beneficiados expresaban gratitud al recibir el transporte tan necesario.

Para muchos niños, una bicicleta es el mejor regalo que jamás hayan recibido.

“Gracias a Dios me han regalado esta nueva bicicleta, así que puedo ir a mi escuela y no perder mis clases”, dijo Janiet David Gutiérrez, beneficiado. “Podríamos ser malos si no estudiamos, así que es por eso quiero estudiar todos los días y en todo momento, sin importar qué tan lejos sea porque quiero ser una persona educada”, añadió.

Lourdes Puchaina, es otra estudiante que se mostraba emocionada de tener una bicicleta nueva: “Estoy muy feliz de que me hayan traído un regalo tan especial para que podamos ir a la escuela”.

Los organizadores mencionaron que el año pasado se obsequiaron 600 de mismas herramientas a los niños, lo que hoy suman 1 000 bicicletas en total Uribia, La Guajira, el área más afectada por la sequía en la región.

Bicicletas para los niños.

“Tener este número de bicicletas nuevas con un costo de aproximadamente US $ 50.00 dólares. Cada una se logró gracias a las donaciones internacionales, el apoyo de la Iglesia adventista en Interamérica y empresas privadas en Colombia como El Ciclista una empresa de 25 años perteneciente a una familia adventista”, dijo el Pr. Buitrago. La empresa se unió a la iniciativa y donó el 10% de sus ganancias, así como una bicicleta por cada diez comprados.

“Wheels to Educate” busca promover la educación en la primera infancia facilitando el transporte de los niños a su escuela. “Es una actividad excelente y espero que puedan continuar estas actividades para mejorar la calidad de vida de los niños, especialmente los de Wayuu”, dijo Manuel Mejía, superintendente de policía y prevención y seguridad ciudadana en el municipio de Uribia.

Junto a este grupo de voluntarios también viajaron varios mecánicos de bicicletas para la distribución y reparación de algunas de las del año pasado que se deterioraron por el sol, la sal marina y porque muchos niños montan de tres en tres en una sola bicicleta. [Prensa NT Perú, con informaciones de Adventist Review]


Comente