¿El amor dura para siempre?

Amar, es uno de los verbos más bonitos.

Rosas, flores, chocolates, bombones, peluches son los regalos más frecuentes entre las parejas que abundan un 14 de febrero.

En las calles se dibujan corazones rojos y pareciera que en todos lados se respiraría amor. Hay otros que prefieren salir entre amigos y pasar momentos divertidos. Al fin y al cabo, el 14 de febrero también es para celebrar la amistad.

Pocos son los que tienen ojos para ver más allá de un saludo, un abrazo o un obsequio. Y, ¿Qué es el amor? ¿Verdaderamente damos amor? Elena de White, una escritora norteamericana, define al amor como un principio en la escala de valores. De otro lado, la Biblia describe al amor como uno de los frutos del Espíritu Santo, algo que nos lleva a realizar una acción de bien hacia otra persona.

Estos conceptos nos hacen pensar que el amor no es un sentimiento, sino más bien el eje que conlleva a tomar decisiones como el de iniciar una relación de pareja, aceptar las diferencias de los demás, evitar juzgar a las personas por sus actitudes y ayudarlas a mejorar si se han equivocado.

Amar es uno de los verbos más bonitos de nuestro lenguaje. Qué fácil es amar a quien también nos ama, pero qué difícil se nos hace amar a quien nos ha herido. Y aquí no se trata de aceptar el error, sino de perdonar y seguir sonriendo a la vida; entonces, es ahí donde se muestra el verdadero amor que habita en nosotros. ¿Complicado? Por supuesto que sí.

Jesús nos dejó el mejor ejemplo de amor, pues aún cuando la multitud se burló al verlo cargando su cruz, Él los miró con amor; porque el tan solo hecho de ser el Hijo de Dios, lo hacía más fuerte y la daba un alto valor a su vida.

La Biblia nos dice en 1 Corintios 13: 13: “Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor; pero el mayor de ellos es el amor”. Como ven,  podría terminar todo, pero el amor siempre prevalecerá.

Entonces, ¿amamos de verdad? Eso es cuestión de una decisión personal. Este 14 de febrero, demostremos amor con nuestras buenas acciones a las personas más necesitadas que vemos a nuestro alrededor, perdonemos a quien nos hizo daño y fortalezcamos las relaciones entre la pareja, de padres y los hijos y seamos más amigos de lo que ya somos. Practiquemos el amor verdadero que proviene del Cielo, aquél que sí dura para siempre. ¡Feliz día del amor y la amistad!

[Prensa NT Perú, Rosmery Sánchez Calleja]


Comente