Donar sangre ayuda a vivir más

En el Perú, solo el 1.08% de personas donan sangre voluntariamente.

La camilla está lista y el personal de salud está esperando. No se trata de un paciente, se trata de un héroe, quien llega con una sonrisa serena y se acuesta sobre la camilla con la disposición de entregar algo muy valioso para salvar a las personas.

El dolor es lo de menos y la temible aguja no es de su importancia, lo que más interesa es donar su sangre en beneficio para otros. Lo cierto es que, muy pocas veces, estos héroes tienen la oportunidad de conocer a los que han sido beneficiados por su sangre.

Cada 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre, un acto digno de valorar en nuestra sociedad, pero que muy pocos se atreven a hacerlo. En nuestro país, anualmente se requiere la donación de 640 mil unidades de sangre para cubrir la demanda existente. Lamentablemente, solo el 1.08% de personas dona sangre voluntariamente y de ellos, el 90% lo hace para reponer la sangre que ha sido empleada en algún familiar o una persona cercana.

Los bancos de sangre cada vez requieren de más personas donantes y así, puedan salvar más vidas. La sangre que se dona, ayuda a que mujeres gestantes con hemorragias durante el parto, víctimas de accidente de tránsito y de incendios, pacientes con cáncer y leucemia, tengan mayores posibilidades de recuperación. La falta de sangre siempre pondrá en riesgo, al personal de salud, ante catástrofes y emergencias.

Donar sangre no solo es un acto de solidaridad, sino que, además, mejora la salud del donante ayudando a rejuvenecer su cuerpo a través de la regeneración de sangre nueva y fresca. Otro de los beneficios es que, equilibra los niveles de hierro, la sangre fluye mejor y hay más opción de vivir más, según un estudio publicado en la revista Health Psychology. 

Cabe mencionar que, desde el 2014, la Iglesia Adventista del Séptimo Día viene promoviendo la donación de sangre mediante la campaña “Vida por Vidas” con la finalidad de incentivar el altruismo y la solidaridad en los jóvenes, un hecho que está teniendo buenos resultados.

La sangre significa vida y vida que podemos regalar a otra persona. La decisión de donarla podría salvar una vida y, si la sangre se separa por componentes (glóbulos rojos, plaquetas y plasma) pueden ser utilizados para pacientes con enfermedades específicas.

La donación altruista y voluntaria permitirá contar con sangre de calidad. Los requisitos para donar sangre es tener entre 18 y 55 años de edad, pesar mayor o igual a 55 kilos y gozar de buena salud.

Dona sangre, dona vida y salva a otros.

[Prensa NT Perú, Rosmery Sánchez Calleja. Fuente: ESSALUD, Medios locales]

 

 


Comente