Con Nuevo Tiempo, recobra la esperanza que no tenía en 13 años

Enma Pérez Laureano y su hija Mayra Mego.

Miradas desafiantes, ojos que brotaban un claro sentimiento de enojo y actitudes que mostraban un verdadero rechazo hacia su persona, creaban una barrera que le impedía dar un paso más.

“Me alejé de todos porque no me sentía bien con esto”, afirma Enma Pérez Laureano, una mujer de 44 años que parecía pagar el precio de un error que cometió. “Yo pedí perdón por lo que hice. Sé que estuvo mal, pero ahora quiero que me perdonen”, suplicaba intentando obtener aquello que le traería paz.

Los días pasaban y los meses también, pero en su mente aumentaban las dudas acerca del perdón. Así pasaron trece años y esa culpa la seguía atormentando. Había sido expulsada de una denominación religiosa.

José Manuel Mego, su esposo, se sentó en el sofá y empezó a buscar algunos canales de televisión, hasta que frente a sus ojos se puso Nuevo Tiempo y el Pr. Joel Flores hablaba sobre el perdón en el programa “Biblia Fácil”. Enma tomó interés en el tema y le pidió que lo dejara en ese canal. El predicador continuó hablando y explicando qué es el perdón, cómo obtenerlo y por qué perdonar a los demás. Para ella, eso cayó como anillo al dedo y ese día aprendió que Dios es quien otorga el perdón que trae paz. Entendí que solo Jesucristo puede dar ese perdón y yo buscaba en un grupo de seres humanos”, afirma. Eso la fortaleció y, al día siguiente a la misma hora, buscó nuevamente el canal para aprender otro tema. “Lo explicó de una manera tan clara que me hizo entender todo lo que, en trece años, había sido para mí como un calvario”, señala.

El próximo capítulo del programa sería en una semana y Enma ya empezaba a contar los días. Sábado tras sábado siguió el programa “Biblia Fácil”, aprendiendo nuevas cosas, hasta que se enteró que Nuevo Tiempo también era radio y que el Pr. Joel tenía su programa allí. “Nos conectamos a la radio y no quisimos dejarla. No solo escuché al Pr. Joel sino también a Adán Vicente, al Pr. David Silva, la tía Ely y sus amigos… todos ellos nos invitaban a buscar una Iglesia adventista”, asevera Enma.

“Mi hija, que ese entonces tenía seis años, me animó a buscar una Iglesia con el logo de Nuevo Tiempo y la encontramos”, explica. Al llegar allí, se presentaron como invitados de Nuevo Tiempo y fueron bien recibidos. Enma y su esposo culminaron el curso bíblico “La Biblia Habla” y “Apocalipsis”. Después de un tiempo, la pareja de esposos fue bautizada en el templo adventista “Lúcumo”, en el distrito de Huaycán, al Este de Lima, lugar donde hoy participan activamente.

Hoy, tres años después, Enma Pérez asegura experimentar paz. “Nuevo Tiempo me enseñó la Palabra de Dios y recobré la esperanza que, en trece años, no la tenía. Ahora entiendo cuánto Dios me ama y se interesa por mí”, expresa la protagonista de esta historia.

Su niña Mayra logró comunicarse con el programa infantil “La Tía Ely y sus amigos” y solicitó su curso bíblico “Amigos del corazón”. Ahora recibe orientación por Escuela Bíblica de Nuevo Tiempo Perú.

Su madre trabaja vendiendo loncheras en la puerta de un colegio y afirma que Nuevo Tiempo le ayudó, incluso a cocinar comida saludable. “Aprendí a preparar hamburguesa de lentejas, mayonesa de almendras y todo lo que es comida saludable. Cocinando así, aumento mis ventas. Estoy muy agradecida con Nuevo Tiempo”.

Como muestra de su gratitud, Enma Pérez ha decidido ser un Ángel de Esperanza, dando una contribución financiera constante para el sostenimiento de Nuevo Tiempo en el Perú. [Periodismo NT Perú, Rosmery Sánchez]

 


Comente