Cambiaron los superhéroes por el trabajo en las calles

Este 12 de junio tenemos la oportunidad de fomentar y coordinar iniciativas en la lucha contra el trabajo infantil. (Foto: Mundo Ejecutivo)

¿Quién no ha visto por las calles a un niño que nos ofrece algunos dulces para comprarle? ¿O quién no ha permitido que uno de ellos lustre nuestros zapatos?

La calle no solamente está llena de negocios, comercios ambulatorios sino de niños que han dejado a un lado sus juegos, sus fantasías, sus superhéroes y, lo que peor, su educación; para dedicarse al trabajo en las calles. Son ellos quienes están expuestos a toda clase de peligros con el fin de recaudar dinero para llevarse algún bocado de comida a la boca. Tristemente, muchos de ellos son explotados por sus mismos primogenitores, atentando su dignidad y el derecho de vivir su niñez con alegría.

En este contexto, el programa Integral Nacional para el Bienestar Familiar (Inabif) del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) anunció que atendió a 5 300 niños y adolescentes en situación de calle mediante su intervención de su servicio “Educadores de Calles” y que, 605 menores dejaron las calles en los cuatro primeros meses del año. También afirmaron que los niños atendidos por este servicio, son lo que hacen de la calle su espacio de vida, de manera parcial o total, lugares hostiles, violentos, peligrosos, humillantes, entre otros, que los pone en situaciones inadecuadas para su desarrollo personal integral.

Esta es una realidad que enfrentan más de cinco millones de niños en América y el Caribe, y 168 millones a nivel mundial. Ante esta alarmante situación, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) designó al 12 de junio como el Día Mundial contra el Trabajo Infantil para fomentar y coordinar iniciativas en la protección de los menores.

Es hora de hacer un alto con esto y, con nuestras pequeñas acciones, ayudar a los indefensos niños no sigan siendo víctimas de un trabajo que no merecen. La calle no es el lugar para ellos. [Prensa NT Perú]


Comente