Novo Tempo

Mundo Actual

El hombre más rico del mundo

Carlos-Slim-HeluEl hombre más rico del mundo por cuarto año consecutivo según la revista Forbes, es el mexicano Carlos Slim, el suma una fortuna de 73 mil millones de dólares. Slim nació el 28 de enero de 1940 en ciudad de México. Carlos Slim Helú estudió en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la carrera de Ingeniería Civil, donde también impartía la cátedra de Álgebra y Programación Lineal, ésta la daba mientras cursaba la carrera, es decir, que era alumno y profesor a la vez.

El magnate vive en la misma casa desde hace más de tres décadas, viste el mismo tipo de ropa, consume alimentos de sus restaurantes Sanborns, dice los mismos chistes y conserva su apego a su familia. El magnate insiste en minimizar la importancia de su fortuna, y asegura que su vida no ha cambiado en la última década. Aunque ha dejado a sus hijos el control de sus empresas, se mantiene activo en numerosas actividades sociales y filantrópicas.

“Nunca lleva joyas ostentosas ni objetos de lujo”, a veces usa un reloj Cartier de las versiones más sencillas y paga sus compras con cheques personales, asegura su biógrafo principal, José Martínez. El empresario es el principal accionista de la telefónica América Móvil, que controla Telmex  y opera en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana y Uruguay.

Una fuente aseguró que Slim es enemigo de la ostentación y la extravagancia, es informal, es la antítesis de los magnates que posan para las revistas de la alta sociedad. Como este personaje hay muchos en el mundo que su dinero no los ha cambiado, siguen siendo personas simples, humildes, humanas y con un alto espíritu de filantropía.

En la Biblia hay una cita que se refiere a los ricos y dice: “Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el reino de Dios”. Mateo 10:25. Generalmente una persona rica, por el hecho de tener muchos bienes se vuelve materialista, y su cometido es hacer más y más dinero. Pero aquí cabe una pregunta: ¿De qué sirve tanto dinero si vuestra alma se perderá?

Usted al igual que yo, difícilmente vamos a tener los bienes de este hombre, pero sí podemos alcanzar el tesoro más grande: la vida eterna; y la Biblia nos da un sabio consejo en Mateo 6:19-21.

“No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, Y donde ladrones minan y hurtan, Sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, Y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”.

Somos ricos en Cristo Jesús y eso nos basta..!!

www.carlosslim.com