Novo Tempo

Mundo Actual

Demos oportunidades

competitividadCuando comenzaba el tercer año en el colegio, el profesor de matemáticas con quien teníamos clases a primera hora, siempre tomaba lista a sus alumnos. Durante esa primera semana el profesor notó que Carlos siempre llegaba tarde y su rendimiento en los estudios no era el mejor.

Al término de la primera semana (viernes), el profesor llamó a Carlos a su escritorio y le dijo que le daría una tarea; le pidió que a partir de la próxima semana tome lista a sus compañeros de clase y que practiquen ejercicios de álgebra porque el llegaría 30 minutos más tarde. Llegó el lunes y la primera persona que estaba esperando a que abran la puerta para entrar al aula, era Carlos. Desde aquella ocasión Carlos siempre llegó temprano a clases y su rendimiento en los estudios mejoró notablemente.

Muchas veces como padres o jefes podemos estar haciendo lo contrario de lo que hizo el profesor de la historia. Ante comportamientos equivocados o errados de nuestros hijos, amigos o dirigidos optamos por lo más fácil: castigarlos, ser indiferentes, marginarlos o hasta prescindir de sus servicios. Si Jesús estuviera en este mundo, con seguridad nos llamaría, conversaría con el mayor cariño, nos daría nuevas oportunidades para reestructurar nuestra vida, enderezar nuestros caminos y nos otorgaría paz.

Muchos necesitan tan solo una oportunidad para demostrar el potencial que tienen o cuánto pueden aportar al desarrollo de la empresa y sociedad.