Novo Tempo

Mundo Actual

0Comentarios

Los buenos hábitos alimentarios de los niños se forman con el ejemplo de los padres

Los buenos lineamientos nutricionales, los lácteos y la creatividad de colores y texturas en la comida no deben faltar para que el comedor no se convierta en centro de batalla. La hora de comer, para Julia, madre de Sebastián (2 años y medio) se convirtió en el momento más angustioso del día. Aunque todos se sentaban a la mesa para tratar de inculcarle buenos hábitos al pequeño, por ningún motivo lograban contenerlo.  Finalmente, la desesperada madre, con tal de alimentarlo, lo correteaba por toda la casa para poder darle la comida. Este es el drama que viven miles de madres. Alimentar a sus pequeños, en vez de ser agradable, se les vuelve una verdadera batalla campal.

Y es que, a los dos años, según la nutricionista Pilar Serrano, a los niños les atrae todo menos la comida. En ese momento, ya empiezan a ser independientes. Las actividades que antes hacían con sus padres ahora las realizan sin ayuda. Pilar Serrano asegura que la clave para salir de esta situación es que los padres se adapten al cambio en las rutinas de alimentación de los pequeños. “La nueva forma que tienen los niños de relacionarse con el mundo, cambia. Quieren jugar, probar, lanzarlo todo, porque el juego es más físico. Les llama la atención todo lo visual, lo que se mueve, por eso la televisión influye mucho, porque ya concentran la atención en algo específico”.

También, en esta etapa en la que empiezan a comprenderlo todo mejor, pueden empezar a manipular, especialmente a la madre, a través de la alimentación.  “Si la lactancia fue interrumpida abruptamente, antes de los seis meses recomendados, la madre puede sentirse culpable. También, por el poco tiempo que el trabajo puede permitirle estar con el niño. Así, el pequeño va a comer perfectamente entre semana con el cuidador, y el fin de semana, cuando la mamá siente que debe compensar el tiempo en que no está presente, el niño lo percibe. Por eso empiezan las pataletas y no quiere comer nada”, señala la experta.

¿Qué hacer?
El ejemplo de los buenos hábitos alimentarios en los padres es esencial para formar una cultura de comida sana en los niños. Estas son algunas recomendaciones:
1. Es un error no delimitar el sitio para comer: las mamás generalmente empiezan a correr por toda la casa con una cuchara persiguiendo al hijo, que no hace más que tomarle del pelo. Es equivocado cambiar juego por comida: “una cucharada y lanzas una pelota”, porque con esta distracción se está mal educando al niño, dice la nutricionista Serrano.
2. Es equivocado ofrecerles la comida que ellos prefieren porque para las madres es mejor que el niño coma dulces a que no coma nada.
Se recomienda, en el momento de comenzar la alimentación complementaria, no ofrecer comidas con azúcar y sal; primero se introducen los sabores naturales y las texturas.
3. Las comidas grasas son fundamentales en el proceso de crecimiento del niño. Los padres que tienen una vida saludable tienden a negarle al niño comidas con mantequilla o el pollo con piel. De acuerdo con los expertos, las comidas con grasa ofrecen las calorías ideales para el desarrollo.
“Un alimento dulce puede contener cuatro calorías, mientras uno con grasa puede tener nueve. Se les puede ofrecer a los pequeños pan o galletas, en porciones pequeñas con mantequilla”, aconseja la nutricionista.

Lo que nunca puede faltar

*Las comidas que vienen hechas con figuras son ideales para alcanzar el objetivo de una alimentación sana, que incluya diversión. Por ejemplo, los pequeños comen más fácil la pasta, si viene con formas de animales y mientras tanto, se nutren sanamente con el alimento que les provee las calorías necesarias para reponer la energía que gastan en todas sus actividades.

* No pueden faltar los lácteos en la alimentación infantil. Ojo: no siempre los productos llamados buenos, como yogures con probióticos, son ideales para todas las edades.
* Para hacer más divertida la alimentación, cuando se les ofrezca comida se les pueden estimular sus habilidades. Una pitaya para que ellos toquen su textura puntiaguda, una granadilla para que se emocionen con los colores; plátano asado en cubos grandes para que disfruten sus formas.

* Para dar los lineamientos nutricionales adecuados, se recomienda visitar al nutricionista por los menos una vez cada tres meses.

Fuente: http://www.abcdelbebe.com

Realiza tus comentarios

Rellene el siguiente formulario y haga su comentario. Tu email no será publicado.

Current day month ye@r *

Quiere tener su foto en los comentários?

Los sitios de Nuevo Tiempo tienen soporte al uso de Gravatar.
Suba su foto gratuitamente y todos sus comentários (con el e-mail escogido) pasarán a exibir la imagen que fue definida por usted. Saber más.