INÉDITO:
  • LUN-VIE16:30
REPRISES:
  • LUN-VIE02:00
  • LUN-VIE07:30

Comenta



  • Nancy em 2 de mayo de 2014 2:54

    Me ineresa los materiales…el combo!



  • crisyy em 10 de agosto de 2014 18:45

    Estoy urgifa de oracion siento desfallecer



  • valter nunes em 20 de agosto de 2014 9:55

    Te deseo enviare a mi un radio que tiene la predicación 24 am interruptora da iglesia adventista gracias buenos días



  • Henry Santos Mantilla Príncipe em 29 de agosto de 2014 14:57

    Muchas Gracias Pastor Moisés Rivero 🙂
    Afectos y Abrazos !
    Dios Le Bendiga
    Amén !
    Henry Mantilla Príncipe
    —-



  • Luis em 8 de noviembre de 2014 3:08

    Amen bendiciones



  • Omar em 9 de noviembre de 2014 17:45

    Buenas tardes.
    El video Pregunte a su Padre de Lugar de paz se oye entrecortado. No tiene buena calidad de audio. Saludos.



  • Miguel Angel Quezada em 19 de diciembre de 2014 16:47

    El Santo Evangelio de salvación de Nuestro Amado Señor Jesús el Cristo,, (Lucas 4:43-44) dice Jesús Nuestro Señor: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el Evangelio del Reino de Dios; ¡porque para esto he sido enviado! 44 Y predicaba en las sinagogas del pueblo de Israel de esa región. (Lucas 16:16-17) dice Jesús Nuestro Amado Señor: 16 »La ley y los profetas llegan hasta Juan. Desde entonces se anuncia el Evangelio del Reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en él. 17 Pero más fácilmente pasarán el cielo y la tierra, a que deje de cumplirse una sola letra de la Ley del Evangelio. ***” (¡Las antiguas Escrituras llegaron hasta la predicación de Juan el Bautista en el desierto de Judea, desde entonces se predica como única Palabra de Dios el Santo Evangelio de salvación de Nuestro Amado Señor Jesús El Cristo, ¿Por qué aun se siguen predicando las antiguas Escrituras por los hermanos evangélicos? Les pregunto: ¿Qué tiene que ver las antiguas Escrituras con el Santo Evangelio? Desde Juan el Bautista se predica el Santo Evangelio de salvación de Nuestro Amado Señor Cristo Jesús. Por favor escuchemos s Cristo Jesús EL no dice: (Lucas 6:46) dice Jesús: ¿Por qué me llaman ustedes “Señor, Señor”, y no hacen lo ¡YO! que les mando hacer? *** Dicho de otra forma, para que puedan entender: Ustedes dicen, que soy su Señor y su Amo, y ustedes son mis siervos, los siervos buenos hacen todo lo que los amos les ordenan, YO no soy su señor y su amo, ¿porque ustedes no hacen lo ¡YO! les ordeno?*** El Nuevo Testamento es la Biblia. Es una colección de 27 libros que se escribieron en el primer siglo después de la resurrección de Jesús, es casi seguro que la mayoría de estos libros los escribieron los apóstoles y discípulos de Jesús como una autentica y real expresión de FE. Estos 27 libros están reconocidos como libros inspirados por Dios y son Palabra de Dios. Pero al igual que los libros del antiguo testamento, no son libros que han caído del cielo, sino que se deben a los apóstoles, discípulos y evangelistas de la ¡Iglesia primitiva! Estos libros se entienden de una forma espiritual, y con mucha FE. Pero, ¿Por qué hay un Nuevo Testamento después del antiguo? Porque son dos pactos, (Hebreos 7:20-24.) Dice Pablo: Y aquí tenemos un juramento, lo que no se dio cuando los otros fueron hechos sacerdotes. El fue confirmado con este juramento: El Señor lo ha jurado y no se vuelva atrás: Tú eres sacerdote para siempre. Esta es la prueba de que Jesús viene con un pacto mucho mejor. Los sacerdotes anteriores se sucedieron los unos a los otros porque, siendo mortales, no podían permanecer. Jesús, en cambio permanece para siempre y no se le quitara el Sacerdocio. (Mateo 26:28.) Dice Jesús: ¡Porque esto es mi sangre del Nuevo Pacto!, que es derramada por muchos, para perdón de los pecados. El primer pacto acabo con la aparición de Juan el Bautista; cuando Dios Habla de hacer de hacer un Nuevo Pacto, es porque considera viejo y anticuado al pacto anterior. Y lo es considerado viejo e inútil, ya está a punto de desaparecer. (Hebreos 8:7-10.) Dice Pablo: Si el primer pacto hubiera sido perfecto, no habría sido necesario un segundo pacto. Pero Dios, al reprocharles sus defectos, dice: Vienen días (dice el Señor) en que estableceré un nuevo pacto con la casa de Israel y la casa de Judá. ¡Ese pacto no será semejante al que hice con sus antepasados! el día en que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, pues ellos no fueron fieles a mi pacto, y por eso los abandoné (dice el Señor). Que Dios les bendiga y nos de su sabiduría.



  • Miguel Angel Quezada em 12 de enero de 2015 17:03

    Nuestro Amado Señor Jesús el Cristo,, (Lucas 4:43-44) dice Jesús Nuestro Señor: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el Evangelio del Reino de Dios; ¡porque para esto he sido enviado! 44 Y predicaba en las sinagogas del pueblo de Israel de esa región. (Lucas 16:16-17) dice Jesús Nuestro Amado Señor: 16 »La ley y los profetas llegan hasta Juan. Desde entonces se anuncia el Evangelio del Reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en él. 17 Pero más fácilmente pasarán el cielo y la tierra, a que deje de cumplirse una sola letra de la Ley del Evangelio. ***” (¡Las antiguas Escrituras llegaron hasta la predicación de Juan el Bautista en el desierto de Judea, desde entonces se predica como única Palabra de Dios el Santo Evangelio de salvación de Nuestro Amado Señor Jesús El Cristo, ¿Por qué aun se siguen predicando las antiguas Escrituras por los hermanos evangélicos? Les pregunto: ¿Qué tiene que ver las antiguas Escrituras con el Santo Evangelio? Desde Juan el Bautista se predica el Santo Evangelio de salvación de Nuestro Amado Señor Cristo Jesús. Por favor escuchemos s Cristo Jesús EL no dice: (Lucas 6:46) dice Jesús: ¿Por qué me llaman ustedes “Señor, Señor”, y no hacen lo ¡YO! que les mando hacer? *** Dicho de otra forma, para que puedan entender: Ustedes dicen, que soy su Señor y su Amo, y ustedes son mis siervos, los siervos buenos hacen todo lo que los amos les ordenan, YO no soy su señor y su amo, ¿porque ustedes no hacen lo ¡YO! les ordeno?*** El Nuevo Testamento es la Biblia. Es una colección de 27 libros que se escribieron en el primer siglo después de la resurrección de Jesús, es casi seguro que la mayoría de estos libros los escribieron los apóstoles y discípulos de Jesús como una autentica y real expresión de FE. Estos 27 libros están reconocidos como libros inspirados por Dios y son Palabra de Dios. Pero al igual que los libros del antiguo testamento, no son libros que han caído del cielo, sino que se deben a los apóstoles, discípulos y evangelistas de la ¡Iglesia primitiva! Estos libros se entienden de una forma espiritual, y con mucha FE. Pero, ¿Por qué hay un Nuevo Testamento después del antiguo? Porque son dos pactos, (Hebreos 7:20-24.) Dice Pablo: Y aquí tenemos un juramento, lo que no se dio cuando los otros fueron hechos sacerdotes. El fue confirmado con este juramento: El Señor lo ha jurado y no se vuelva atrás: Tú eres sacerdote para siempre. Esta es la prueba de que Jesús viene con un pacto mucho mejor. Los sacerdotes anteriores se sucedieron los unos a los otros porque, siendo mortales, no podían permanecer. Jesús, en cambio permanece para siempre y no se le quitara el Sacerdocio. (Mateo 26:28.) Dice Jesús: ¡Porque esto es mi sangre del Nuevo Pacto!, que es derramada por muchos, para perdón de los pecados. El primer pacto acabo con la aparición de Juan el Bautista; cuando Dios Habla de hacer de hacer un Nuevo Pacto, es porque considera viejo y anticuado al pacto anterior. Y lo es considerado viejo e inútil, ya está a punto de desaparecer. (Hebreos 8:7-10.) Dice Pablo: Si el primer pacto hubiera sido perfecto, no habría sido necesario un segundo pacto. Pero Dios, al reprocharles sus defectos, dice: Vienen días (dice el Señor) en que estableceré un nuevo pacto con la casa de Israel y la casa de Judá. ¡Ese pacto no será semejante al que hice con sus antepasados! el día en que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, pues ellos no fueron fieles a mi pacto, y por eso los abandoné (dice el Señor).
    Dice Pablo, en hebreos 1: En diversas ocasiones y bajo diferentes formas Dios hablo a nuestros padres por medio de patriarcas y profetas. Hasta que en estos días, que son los últimos, nos hablo a nosotros por medio de su Hijo. Los Evangelios son escritos para todos nosotros y también para el pueblo Judío. Un pueblo que en sus principios se va formando a través de las enseñanzas de patriarcas, y profetas, y va madurando a raíz de sus experiencias y, después de haber esperado las mil y una cosas que se esperan de los hombres, no entienden que solamente importa esperar y buscar la justicia del Reino de Dios en que los hombres serán hechos nuevos. Cuando leemos la historia Sagrada, le vemos un sentido y discernimos las etapas claves en que Dios reparte los tiempos. (Hebreos 9:9-10.) Dice Pablo: Todo esto es un símbolo para el tiempo presente, de que las ofrendas y sacrificios que allí se presentan no pueden perfeccionar la conciencia de los que adoran así, ya que tienen que ver sólo con comidas y bebidas, y con diversas ceremonias de purificación y ordenanzas externas, cuyo valor ¡tiene vigencia hasta que llegue el tiempo de reformarlo todo! ¿Y cuál es el tiempo de reformarlo todo? La reforma llego con la predicación de Juan el Bautista en el desierto de Judea. Ahí partió la Buena Nueva del Reino de Dios, todo lo de el primer pacto o alianza quedo en la pasado.(2ª de Corintios 5:17-18) dice Pablo: Toda persona que está en Cristo es una creación nueva. ¡Lo antigua ha pasado, lo nuevo ha llegado! Y todo es obra de Dios, que nos reconcilio con EL en Cristo y que a nosotros nos encomienda el mensaje de la reconciliación. ***El mensaje de reconciliación, es el Santo Evangelio de salvación. *** Nos llego una nueva Palabra y con ella una nueva Ley, la antigua Ley, la reformo Cristo Jesús; EL es el único reformista calificado ante Dios. Jesús a la Ley antigua la reformo haciéndola más perfecta y justa. (Hebreos 7:12.) Dice Pablo: Y si hay un cambio en el sacerdocio, ¡necesariamente la Ley también ha de cambiar! Cristo Jesús es nuestro Sumo Sacerdote para siempre, EL es también el mediador del Nuevo pacto.
    Lo repito el antiguo Testamento se escribió en exclusiva para el pueblo Judío, pueblo con otra existencia, con otra vida social, pueblo con diferentes valores, principios y cultura. El Nuevo Testamento se escribió después de Juan el Bautista, hasta el primer siglo después de que Jesús fue llevado al Cielo. A Pedro se le encargo la evangelización del pueblo Judío, y a Pablo la evangelización de los gentiles, o sea de todos nosotros. Leyendo el Nuevo Testamento entendemos el por qué debieron pasar tantos siglos para que el pueblo Judío supiera que había otra vida más allá de la muerte, es Cristo Jesús a través de su Santo Evangelio que nos ofrece esa otra vida, ¡una vida eterna! Comprendemos ahora el por qué la prosperidad del antiguo reino de Israel no podía durar eternamente, pues dudaron y no fueron fieles con su Dios, era necesario que el pueblo Judío ganara lucidez y comprendiera el porqué había perdido el poderío y las glorias terrenales. Después el pueblo Judío atravesó una crisis terrible con la ocupación y la opresión romana y la racionalización de ciertas corrientes que dividían al pueblo. Entonces fue cuando, después tantos salvadores, llego el Único Salvador, no solo del pueblo Judío, sino de toda la raza humana y de todo el mundo. Jesús EL Cristo llamo al pueblo Judío a que superara todo lo estrecho de sus mentes, ese nacionalismo y fanatismo para encontrar el verdadero conocimiento del Reino de Dios, a través de sus Santas Palabras y también de su Santo Evangelio de salvación. La historia Judía debía desembocar en un pueblo universal para Dios, rico en la presencia del Padre Dios, que nos llama a través de Cristo Jesús ¡al arrepentimiento y el perdón de pecados, a una sincera conversión y a una práctica de la no violencia!, capaz de superar todas las divisiones y las opresiones. Como podemos ver, en el antiguo testamento se practicaba la violencia y ojo por ojo, y diente por diente, eso fue la Ley del antiguo Testamento, pero la Ley del Santo Evangelio dice lo siguiente, (Mateo 5:43-48) dice Jesús Nuestro Señor: 43 »Ustedes han oído que fue dicho a sus antepasados: “Amarás a tu prójimo, y odiarás a tu enemigo.” 44 ¡Pero ahora ¡YO! les digo: Amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan bien a los que los odian, y oren por quienes los persiguen, 45 para que sean ustedes hijos de su Padre que está en los cielos!, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa tendrán? ¿Acaso no hacen lo mismo los cobradores de impuestos? 47 Y si ustedes saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de más? ¿Acaso no hacen lo mismo los paganos? 48 Por lo tanto, sean ustedes perfectos, como su Padre que está en los cielos es perfecto. ***La esencia del Santo Evangelio ¡ES EL AMOR!***
    Jesús nos llama a cambiar nuestra mala forma de vida, y también nos llama a amar al prójimo como a nosotros mismos, ¡imagínense que nos llama a amar incluso al enemigo! Nos llama a las practicas no violentas y eso dice la nueva Ley del Evangelio, la podemos ver en (Mateo 5:38-42.) Dice Jesús: Ustedes han oído que se dijo a sus antepasados: “Ojo por ojo, y diente por diente. (Eso dice la Ley antigua, ¡practica violenta!) Eso está mal, dice Jesús. Pero ahora ¡YO! les digo: No resistan al malvado, sino que a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, preséntale también la otra; al que quiera provocarte a pleito para quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale, y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. (Eso dice la nueva Ley, la Ley del Evangelio, ¡practica no violenta!) (Mateo 5:43-45.) Dice Jesús: »Ustedes han oído lo que fue dicho a sus antepasados: “Amarás a tu prójimo, y odiarás a tu enemigo. (Eso dice la Ley antigua, ¡practica violenta!) Esto está muy mal, dice Jesús. Pero ahora ¡YO! les digo: Amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan bien a los que los odian, y oren por quienes los persiguen, para que sean ustedes hijos de su Padre que está en los Cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. (Eso dice la nueva Ley, la Ley del Evangelio, ¡practica no violenta!) Ahora nos podemos dar cuenta el porqué la nación judía se quebró en esos años. El Nuevo testamento reemplaza al antiguo Testamento, ¡el antiguo Testamento fue una etapa transitoria, aunque necesaria, en la historia de la salvación! Las profecías habían de cumplirse; asimismo los ritos de la religión del pueblo judío, todo tubo un cambio con la persona de Jesús. Las Palabras de Jesús suprimen la Ley y las enseñanzas de los profetas. (Mateo 11:13) dice Jesús: todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan. (Lucas 16:16) dice Jesús: ¡La ley y los profetas llegan hasta Juan! ¡Desde entonces se anuncia el Evangelio del Reino de Dios!, y todos se esfuerzan por entrar en él. La Ley y los profetas era el modo en que el pueblo judío se refería a las antiguas Escrituras, Jesús también era judío y usaba su mismo lenguaje para hacerse entender. En resumen las antiguas Escrituras tenían vigencia hasta la aparición de Juan el Bautista, ¡desde entonces rige el Santo Evangelio! En el Evangelio el amor esta por sobre todas las cosas, (1 de Corintios13:8-10) dice Pablo: El amor jamás dejará de existir. En cambio, las profecías se acabarán, las lenguas dejarán de hablarse, y el conocimiento llegará a su fin. Y es que sólo conocemos y profetizamos de manera imperfecta, pero cuando venga lo perfecto, lo que es imperfecto se acabará. La salvación prometida al pueblo judío, es también para nosotros y Pablo es el encargado de la evangelización de todos nosotros. ¡En el Evangelio podemos ver una verdad liberadora y reorienta la historia bíblica! Empuja a todas las civilizaciones del mundo hacia la meta, y la meta es la reunión y reconciliación de todos los creyentes del mundo en torno a Cristo Jesús nuestro Señor Amado. El fracaso de evangelización del pueblo judío era una razón más para que se anunciar el Evangelio en los otros pueblos del mundo y, en pocos años, la Iglesia cristiana empezó a propagarse por todo el mundo.
    La Iglesia de Cristo Jesús empezó a difundirse por todo el mundo. Si bien en los primeros años, la Iglesia de Cristo fue un bien común en todos los cristianos, pero los hombres llegaron con sus Biblias y sus religiones, cada uno trasformo el mensaje del Evangelio, según más les conviniera a sus propios juicios e ideales. En poco tiempo se expandieron las religiones por el mundo, con un mensaje tergiversado, este mensaje se expandió de un extremo al otro por esta tierra, los hombres se han encargado de expandir un falso evangelio, mesclan el Santo evangelio con las antiguas Escrituras; fue EL mismo Jesús que dijo, (Lucas 16:16) La ley y los profetas llegan hasta Juan. Desde entonces se anuncia el Evangelio del Reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en él. ***Jesús, al decir la Ley y todos los profetas; se refiere a las antiguas Escrituras que caducaron con la predicación de Juan el Bautista en el desierto de Judea. De ahí en adelante solo rige el Santo Evangelio de Cristo Jesús Nuestro Amado Señor, y Único Salvador. *** Jesús nuestro Señor EL mismo lo dice, (Lucas 4:43) También es necesario que yo anuncie en otras ciudades el Evangelio del Reino de Dios, ¡porque para esto he sido enviado! ***Escucharon esto: Jesús nuestro Señor, vino a anunciar nada más que su Santo Evangelio. *** (Mateo 28:20) dice Jesús: Enséñenles a cumplir todas las cosas que ¡YO! les he mandado a ustedes. Y yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.» Amén. (Marcos 16:15-16) dice Jesús: Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado, se salvará; pero el que no crea, será condenado. ***Lo dice muy claramente: Vayan por todo y prediquen el Evangelio. El que crea y sea bautizado, se salvará; pero el que no crea, será condenado. (El que crea y sea bautizado, jamás dice el que crea y sea circuncidado, debemos notar claramente la diferencia) El bautismo es el sello del Nuevo Pacto, y Jesús Nuestro Señor es el mediador del Nuevo Pacto. *** Por favor escuchemos a nuestro Señor Jesús, y hagamos tan solo lo que EL nos encomendó hacer, para EL no nos diga, (Lucas 6:46) ¿Por qué me llaman ustedes “Señor, Señor”, y no hacen lo que les mando hacer? *** Dicho de otra forma, para que puedan entender: Ustedes dicen, que soy su Señor y su Amo, y ustedes son mis siervos, los siervos buenos hacen todo lo que los amos les ordenan, YO no soy su señor y su amo, ¿porque ustedes no hacen lo ¡YO! les ordeno? ¿Por qué tarda la venida de Cristo Jesús nuestro Señor Amado? La razón es que el mundo cristiano no ha entendido la misión encargada por Jesús nuestro Señor, (Mateo 24:14) dice Jesús: Este Evangelio del Reino será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin. ***Escucharon todos, ¡El Evangelio!, ¡El Evangelio!, ¡El Evangelio! tiene que ser predicado en todo el mundo, solo entonces vendrá el fin. Jesús jamás dijo que se debían predicar las palabras de profetas, patriarcas, o reyes ni tampoco las antiguas Escrituras. *** El pueblo cristiano está alargando el regreso de nuestro Único Señor y Único Salvador, pues no está cumpliendo lo encargado por nuestro Señor. La FE de los primeros cristianos difiere mucho de los cristianos de hoy en día, la FE de los primeros cristianos estaba fundada por los mismos apóstoles, fueron los que escucharon, practicaron y enseñaron las Palabras que oyeron de Jesús nuestro Señor. Estos testimonios en un principio fueron tan solo orales, y luego escritos en parte por la Iglesia primitiva. Fue la misma Iglesia primitiva que se encargo de reunir los primeros escritos que a raíz de las predicaciones de los apóstoles, las innumerables cartas de Pablo y Lucas. Estos escritos contenían las primeras experiencias de los apóstoles y de los primeros creyentes cristianos. Fue la misma Iglesia primitiva que reconoció que aquellos libros eran inspirados por Dios, y expresaban su FE en Cristo resucitado. Habían otros libros y fue esta misma Iglesia que los descarto, porque no le parecieron portadores del mensaje tal y como lo habían recibido de los apóstoles; y además porque consideraron que no expresaban la fe. ***
    Los textos de las antiguas Escrituras se transcribieron de los rollos de papiro a los libros que hoy conocemos, al igual que el nuevo testamento, no hay que desconocer que más un error pudieran tener. Comparando los distintos manuscritos, agrupados en familias según divergencias y su origen, los críticos pueden remontarse a los textos originales que la Iglesia primitiva reconoció como expresión de la FE y como la Palabra de Dios. Pero después de todo, ¿Quién escribió los evangelios y que datos fueron utilizados? Inferimos que Jesús murió y resucito sin haber escrito nada. Pero dedico el mayor tiempo de sus años de ministerio a formar e instruir a sus discípulos que EL había escogido. Y convivían con EL, como lo hacían la mayoría de los discípulos de los maestros de la Ley judíos, debido que era la costumbre de esa época. Jesús les hacia memorizar su enseñanza; mas que multiplicar los discursos, Jesús había repetido con parábolas las verdades absolutas y esenciales. Sus discípulos tenían gravadas en sus corazones las enseñanzas y las instrucciones del Único y Gran Maestro, pues el mismo dijo en, (Mateo 23:8-10) dice Jesús: Lo que es ustedes, no se dejen llamar maestros, porque no tienen más Guía y Maestro que Cristo. Los apóstoles habían presenciado la muerte y resurrección de Jesús dieron un testimonio muy valiente de ese hecho y no podemos dudar de que eso ocurriera, debido a que somos cristianos y debemos hacer honor a lo que decimos ser. Los apóstoles desde el día de pentecostés se dedicaron a dar conocer todas las instrucciones que habían recibido de Jesús su Gran y Único Maestro, y todas las directrices para conquistar la vida eterna no se encuentra en las antiguas Escrituras, sino que únicamente en el Santo Evangelio de salvación. Llamaremos sana doctrina al conjunto de hechos y enseñanzas que Jesús dejo a los apóstoles, los que predicaron únicamente el Evangelio, y cuando utilizaron las antiguas Escrituras, fue para corroborar las profecías y las promesas que Dios hizo, y que sirven para demostrar que Jesús es el Cristo o el Mesías esperado. Los apóstoles dieron a conocer las enseñanzas, la obra y la persona de Jesús como única cosa. Jesús es el Mesías esperado y el único capaz de darnos vida eterna, EL es también el único salvador de todo el género humano, porque no existe salvación en ningún otro, debido a que bajo el cielo no nos a dado otro Nombre por el que debamos ser salvados, entiéndalo muy bien; ¡solo Cristo Jesús salva! ningún patriarca o profeta o rey salva, ningún personaje de las antiguas Escrituras salva. Lo dice muy claro Jesús, en Lucas 16:16: La ley y los profetas llegan hasta Juan. Desde entonces se anuncia el Evangelio del Reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en él. Por si alguien no lo sabe: La ley y los profetas hacen referencias a las antiguas Escrituras, que solo llegan hasta Juan el Bautista, de ahí rige solo el Santo Evangelio. La voluntad perfecta de Dios no se encuentra en las antiguas Escrituras; la voluntad perfecta de Dios se encuentra en su Santo Evangelio de salvación, y nos la dio a conocer a través de las Santas Palabras de Nuestro Amado Señor Cristo Jesús. Jesús es EL Hijo de Dios, tal como Dios, y Dios le resucito de entre los muertos. Todo lo que sabemos de Jesús es sus apóstoles, ¿Quién no desearía escuchar la voz de Jesús, tal cual la escucharon los apóstoles? Nada más que por FE creemos a los apóstoles, ellos fueron los testigos auténticos y entendieron las Palabras de Jesús tal cual Dios quiso que la entendieran y la dieron a conocer al mundo. El Santo Evangelio es la Palabra de Dios, y la verdad más absoluta; el Evangelio es la voluntad perfecta de Dios.
    Como hemos podido observar los tres primeros Evangelios se parecen mucho, el de Mateo, el de Marcos y el de Lucas, relatan casi los mismos temas, y casi siempre conservan el mismo orden. Por esa razón les llamamos a estos Evangelios sinópticos, (El término «sinóptico» proviene de los formantes griegos συν (syn, «junto») y οψις (opsomai, «ver»). La palabra «sinóptico» indica que los contenidos de estos tres evangelios pueden disponerse para ser «vistos juntos», bien en columnas verticales paralelas, bien en sentido horizontal.) Son enseñanzas semejantes. El Evangelio de Juan en cambio, es un tanto diferente, Juan nos muestra su originalidad desde el prologo, y muy poco coincide con los otros tres, sino en ciertas y contadas ocasiones. Parecería un grave error si pensáramos que los Evangelios fueron escritos de manera directa e inmediata por los apóstoles como Mateo, Marcos o Lucas, quienes un día se propusieron poner por escritos las enseñanzas, las Palabras y los hechos de Jesús EL Cristo. Imaginemos lo que significo haber vivido las primeras instancias de la Iglesia cristiana; con los apóstoles dando testimonio de las enseñanzas de Jesús, de lo que habían visto y oído de EL. Pero dentro de muy tiempo la Iglesia primitiva sintió la necesidad de poner por escrito los testimonios de estos apóstoles, que compartieron tres años con Jesús, lo pusieron por escrito para poder conservar las enseñanzas, las obras y las Palabras del Único y Gran Maestro Cristo Jesús. Como pocos saben, la Iglesia cristiana de Palestina hablaba en arameo o hebreo, según la región y la condición social de sus miembros. Los primeros escritos fueron redactados en esas dos lenguas. Los Evangelios nos ofrecen enterarnos de las enseñanzas, las obras, hechos, actitudes, gestos y Palabras de Nuestro Señor y Salvador Cristo Jesús. Cada uno de los cuatro evangelistas escogió lo mejor según sus criterios para hablar acerca de ellos, en los cuatro Evangelios podemos ver la gran y maravillosa obra de Cristo Jesús Nuestro Amado Señor. Las miles de discusiones sobre, ¿Quién escribió los Evangelios? Esto no debe alejarnos de lo esencial: El Evangelio es una creación excepcional, porque no es creación humana, sino que es Palabra de Dios, Dios creó la mejor obra literaria de todos los tiempos. El Evangelio es la voluntad perfecta de Dios, es también la verdad más absoluta. Los enemigos de Dios han sacado el Evangelio de los textos escolares, de las universidades, de los entes que rigen la justicia, ya los gobernantes no se rigen por la Palabra de Dios, y como consecuencia de ello han todo lo que está mal. Por esta razón Dios nos abandono según nuestros propios juicios y razonamiento; incluso muchos seudo cristianos se han dejado llevar por estas doctrinas de hombres, y se han alejado del Santo Evangelio. Pero el Santo Evangelio continuara sobreviviendo no nos harán callar jamás, por la razón que es la Palabra de Dios. El Santo Evangelio es capaz de soportar toda clase de críticas, aunque haya sido examinado muy exhaustivamente por sus críticos, el Evangelio ha sido examinado como ningún otro libro. Sino que cabe recalcar simplemente, que deja exhalar un perfume exquisito de verdad absoluta, esto ocurre cada vez que somos capaces de abrir nuestro corazón y acoger su Santa Palabra; que es Palabra de Dios. Para los que les cuesta creer, y en consecuencia hacen el siguiente razonamiento: si ahora no puedo ver esas cosas, ¿Cómo puedo creer en el Evangelio? ¿Cómo ahora voy a creer que esas cosas sucedieron en realidad? Todo esto sería muy diferente si alguno de ellos participara de una Iglesia cristiana pobre, entonces verían las constantes intervenciones de Dios a favor de lo que esperan algo de EL. Los Evangelios se escribieron para los cristianos coherentes y consecuentes con las Palabras de Jesús, sepan que deben hacer con su vida; en los Evangelios están todas las directrices para conquistar la vida eterna, (Mateo 11:12) dice Jesús: Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora el Reino de Dios es cosa que se conquista, y los más decididos son los que apoderan de él, señoras, señores la vida eterna se debe conquistar. Por el hecho de que el pueblo judío no reconoció a Cristo Jesús como su Mesías, perdió sus derechos de ser un pueblo exclusivo de Dios, y también perdió las promesas de Dios. Dios hizo un pueblo nuevo, judíos y paganos todos juntos forman un nuevo pueblo para Dios. Solo debemos usar las antiguas Escrituras para probar que Jesús es el Mesías esperado y también que el pueblo cristiano son los verdaderos herederos del Nuevo Pacto; el Evangelio es ese nuevo pacto. Para probar que las antiguas Escrituras solo llegan hasta la predicación de Juan el Bautista en el desierto de Judea, veamos que nos dice EL mismo Jesús Nuestro Señor en, Lucas 16:16, dice nuestro Señor Jesús: La ley y los profetas llegan hasta Juan. ¡Desde entonces se anuncia el Evangelio del Reino de Dios!, y todos se esfuerzan por entrar en él. DESDE ENTONCES SE ANUNCIA EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS. ¡Lo dice Jesús! El Evangelio destaca la figura de Jesús: como un Gran Maestro, Guía y Predicador. Los cristianos coherentes y consecuentes debemos interesarnos en forma especial en las Palabras de Jesús, más que en las antiguas Escrituras, porque debemos recordar que la voluntad perfecta de Dios la conocemos a través de las Santas Palabras de Cristo Jesús Nuestro Amado Señor.
    La voluntad perfecta de Dios no está en las antiguas Escrituras, la voluntad perfecta de Dios se encuentra en el Santo Evangelio de salvación, y conocemos la voluntad perfecta de Dios a través de las Palabras de Cristo Jesús Nuestro Señor Amado. (Juan 3:34-36) dice Jesús: Aquel que Dios ha enviado habla las Palabras de Dios, y Dios le da el Espíritu sin medida. ***Si Jesús habla las Palabras de Dios que están en el Evangelio, la voluntad perfecta de Dios se encuentra en el Santo Evangelio, pues el Evangelio es el mensaje de reconciliación, (2 DE CORINTIOS 5:17-21) dice Pablo: De modo que si alguno está en Cristo, ya es una nueva creación; atrás ha quedado lo viejo: ¡ahora ya todo es nuevo! Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo a través de Cristo y nos dio el ministerio de la reconciliación. Esto quiere decir que, en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, sin tomarles en cuenta sus pecados, y que a nosotros nos encargó el mensaje de la reconciliación. Así que somos embajadores en nombre de Cristo, y como si Dios les rogara a ustedes por medio de nosotros, en nombre de Cristo les rogamos: «Reconcíliense con Dios». Al que no cometió ningún pecado, por nosotros Dios lo hizo pecado, para que en él nosotros fuéramos hechos justicia de Dios. ¡El mensaje de reconciliación es el Santo Evangelio!, si seguimos las enseñanzas del Evangelio y no otras, podremos conquistar la vida eterna. (Mateo 7:21-23) dice Jesús: No bastara con decirme: ¡Señor!, ¡Señor!, para entrar en el Reino de los Cielos; más bien entrara el que haga la voluntad de mi Padre del Cielo. Aquel día muchos me dirán: ¡Señor, Señor!, hemos hablado en tu Nombre, y en tu Nombre hemos expulsado demonios y realizado muchos milagros. Entonces yo les diré claramente: Nunca les conocí. ¡Aléjense de mi ustedes que hacen el mal! Hacer la voluntad de Dios no es hacer lo que está en las antiguas Escrituras, sino que hacer todo lo que Jesús nos manda en el Evangelio, dice Jesús: Aquel que Dios ha enviado habla las Palabras de Dios, esto prueba que debemos hacer todo lo que lo que Jesús nos enseño en su Santo Evangelio, y el camino a la vida eterna se encuentra únicamente en el Evangelio de salvación. ¿A que fue enviado Nuestro Señor Jesús? muchos no lo saben, (Lucas 4:43) pero Jesús les dijo: También es necesario que yo anuncie en otras ciudades el Evangelio del Reino de Dios, ¡porque para esto he sido enviado! (Lucas 8:1) dice el Evangelio: Después de esto, ¡Jesús andaba por todas las ciudades y aldeas, y allí proclamaba y anunciaba el Evangelio del Reino de Dios! Lo acompañaban los doce. (Mateo 4:23) dice el Evangelio: Jesús recorría toda Galilea. Enseñaba en las sinagogas de ellos, ¡predicaba el Evangelio del Reino!, y sanaba toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. (Mateo 9:35) dice el Evangelio: Jesús recorría todas las ciudades y las aldeas, y enseñaba en las sinagogas de ellos, ¡predicaba el Evangelio del Reino! Y sanaba toda enfermedad y toda dolencia del pueblo. (Mateo 11:5) dice Jesús: Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, ¡y a los pobres se les anuncia el Evangelio! (Mateo 24:14) dice Jesús: ¡Y este Evangelio del Reino será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las naciones!, y entonces vendrá el fin. (Mateo 26:13) dice Jesús: ¡De cierto les digo que en cualquier parte del mundo donde este Evangelio sea proclamado!, también se contará lo que esta mujer ha hecho, y así será recordada. ¿A que nos mando Cristo Jesús Nuestro Amado Señor? Jesús no nos mando a anunciar las antiguas Escrituras, ni las palabras de un profeta, o un patriarca o un rey, ni tampoco la Ley antigua. (Mateo 28:20) dice Jesús: ¡Enséñenles a cumplir todas las cosas que ¡YO! les he mandado a ustedes! Y yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.» Amén. *** (Todo lo que ¡YO! les he mandado a ustedes, y ¿qué enseño Jesús nuestro Señor Amado? tan solo su Santo Evangelio.)*** . (Marcos 16:15-16) dice Jesús: ¡Vayan por todo el mundo y anuncien el Evangelio a toda la creación! El que crea y se bautice se salvara, el que se niegue a creer se condenara. *** (Jesús lo dice muy claro, el que crea y se bautice. Jamás dice: el crea y se circuncide. El Evangelio no es una mezcla entre las antiguas escrituras y el nuevo testamento, las antiguas Escrituras llegaron solo hasta Juan el Bautista, desde entonces tiene vigencia el Santo Evangelio de Cristo Jesús Nuestro Señor Amado. No existen dos Evangelios. Dice Pablo: Me asombra que tan pronto se hayan alejado ustedes del que los llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro Evangelio, ¡sino que hay algunos que lo perturban y quieren pervertir el Evangelio de Cristo!
    Como conclusión del Santo Evangelio. El Santo Evangelio de Cristo Jesús, no se debate, no se discute, ni se cuestiona, sino que se obedece, se escucha, se aprende, se difunde, se enseña y se practica, esta Palabra es una verdad absoluta, la cual nos muestra el único camino a la salvación, pues no hay otro camino. Y aunque para muchos sea difícil de entender, pero eso no es lo importante, lo relevante es cumplir todo lo que nos pide Cristo Jesús nuestro Amado Señor en su Santa Palabra. Porque no existe la vida eterna en ningún otro lado, no la busquen porque será inútil. ¡Porque no existe salvación en ningún otro, pues bajo el cielo no se nos ha dado al género humano otro Nombre por el que debemos ser salvados! Solo Cristo Jesús da la vida eterna, EL es el Único Camino que lleva a Dios y la vida eterna. Como podemos apreciar en el Santo Evangelio Dios a delegado toda autoridad en Jesús Nuestro Amado Señor, EL y solo EL tiene toda la autoridad sobre todo el universo perfecta creación de Nuestro Padre Amado, EL único Dios; Dios ha puesto todo en las Santas Manos de su Hijo bien Amado, (Mateo 11:26-27) dice Jesús Nuestro Señor: El Padre me ha entregado todas las cosas, y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni nadie conoce al Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar. (Mateo 28:16) Jesús se les acerco y les hablo así: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. (Juan 3:35-36) dice Jesús Nuestro Señor: El Padre ama al Hijo, y ha puesto en sus manos todas las cosas. El que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que se niega a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios recae sobre él. ¿Les queda alguna duda quien tiene toda la autoridad? Nos habremos dado cuenta que la voluntad perfecta de Dios no está en las antiguas Escritura; la voluntad perfecta de Dios está en el Santo Evangelio de Cristo Jesús, y sabemos la voluntad perfecta de Dios a través de las Santas Palabras de Nuestro Amado Señor Cristo Jesús, (Juan 3:34) dice Jesús: Aquel que Dios ha enviado habla las Palabras de Dios. (Romanos 10:15- ) dice Pablo: ¿Y cómo predicarán si no son enviados? Como está escrito: « ¡Cuán hermosa es la llegada de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! 16 Más no todos han obedecido al Evangelio, pues Isaías dice: Señor, ¿Quién ha creído a nuestro anuncio? » 17 Así que la fe proviene del oír, y el oír proviene de la palabra de Dios. 18 Pero yo pregunto: ¿En verdad no han oído? ¡Por supuesto que sí! Nos podemos dar cuenta en el Santo Evangelio que Dios, delega toda responsabilidad en manos de su Hijo Amado. Señoras, señores todos debemos ir a Cristo Jesús si queremos conquistar la vida eterna; debido a que EL es el Camino, EL es la única Verdad, y la vida eterna, y nadie ira al Padre Dios sino es por su intermedio. Jesús nos dice: Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de MÍ. El culto que me rinden no sirve de nada, las doctrinas que enseñan no son más que mandatos de hombres. No debemos olvidar jamás, que tan solo un Guía y Maestro tenemos todos, aprenden de MI nos dice Jesús y solo de MI. Que tan solo de El debemos aprender, tan solo sus Palabras debemos escuchar, tan solo sus Palabras debemos proclamar, tan solo sus Palabras debemos enseñar, tan solo sus Palabras debemos practicar, para ser tomados por una mujer, o un hombre sabio y prudente, que practica como única cosa, las Palabras que escucho de Cristo Jesús nuestro Señor Amado. Porque tan solo El, tiene Palabras de salvación y vida eterna. Debido a que no nos fue dado otro Nombre bajo el cielo, por el que debamos ser salvados, ¡Cristo Jesús nuestro Señor Amado, solo EL es el único que salva y nos da la vida eterna! Que Dios les bendiga, y nos guie.



  • Miguel Angel Quezada em 14 de marzo de 2015 13:52

    Mateo 24:14. 14 Y este Santo Evangelio del Reino de Dios será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin. (Presten mucha atención, ¡No dice: que deberá predicarse las antiguas Escrituras! ¡Mucho cuidado con lo oyen! Marcos 13:10. 10 Pero antes tendrá que proclamarse el Santo Evangelio del Reino de Dios para testimonio a todas las naciones. (Presten mucha atención, ¡No dice: que deberá predicarse las antiguas Escrituras! ¡Mucho cuidado con lo oyen!

    Mateo 11:13. 13 Y todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan. (Los profetas y la Ley, hacen referencia a las antiguas Escrituras, ósea que las antiguas Escrituras caducaron con la predicación de Juan el Bautista en el desierto de Judea). Lucas 16:16. 16 »La ley y los profetas llegan hasta Juan. Desde entonces se anuncia el Santo Evangelio Reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en él. . (La Ley y los profetas; se refiere antiguas Escrituras, esto quiere decir: que las antiguas Escrituras caducaron con la predicación de Juan el Bautista en el desierto de Judea, desde entonces se predica el Santo Evangelio de Reino de Dios).
    Lucas 4:42-43-44. cuando lo encontraron intentaron retenerlo para que no se alejara de ellos;43 pero Jesús les dijo: «También es necesario que yo anuncie en otras ciudades el Santo Evangelio del Reino de Dios, porque para esto he venido.» 44 Y siguió predicando el Santo Evangelio en las sinagogas de esa región.

    Mateo 4:23.
    23 Jesús recorría toda Galilea. Enseñaba en las sinagogas del pueblo judío, predicaba el Santo Evangelio del Reino de Dios, y sanaba toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.
    Mateo 9:35.
    35 Jesús recorría todas las ciudades y las aldeas, y enseñaba en las sinagogas del pueblo judío, predicaba el Santo Evangelio del Reino de Dios y sanaba toda enfermedad y toda dolencia del pueblo.
    Mateo 11:4-5-6. 4 Jesús les respondió: «Vuelvan y cuéntenle a Juan las cosas que han visto y oído. 5 Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres se les anuncian el Santo Evangelio del Reino de Dios. 6 Bienaventurado el que no tropieza por causa de mí.»
    Mateo 24:14. 14 Y este Santo Evangelio del Reino de Dios será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin. (Presten mucha atención, ¡No dice que la antiguas Escrituras deben predicarse! ¡Mucho cuidado con lo oyen!

    Mateo 26:13. 13 De cierto les digo que en cualquier parte del mundo donde este Santo Evangelio sea proclamado, también se contará lo que esta mujer ha hecho, y así será recordada.»
    Mateo 28:18-19-20. 18 Jesús se acercó y les dijo: «Toda autoridad me ha sido dada en el Cielo y en la tierra.19 Por tanto, vayan y hagan discípulos en todas las naciones, y bautícenlos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. 20 Enséñenles a cumplir todas las cosas que les he mandado. Y yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. (¿Qué cosa les enseño Jesús Nuestro Amado Señor a sus discípulos? ¡Nada más que su Santo Evangelio de Salvación!)



  • Miguel Angel Quezada em 23 de abril de 2015 20:01

    Mateo 24:14. 14 Y este Santo Evangelio del Reino de Dios será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin. (Presten mucha atención, ¡No dice: que deberá predicarse las antiguas Escrituras! ¡Mucho cuidado con lo oyen! Marcos 13:10. 10 Pero antes tendrá que proclamarse el Santo Evangelio del Reino de Dios para testimonio a todas las naciones. (Presten mucha atención, ¡No dice: que deberá predicarse las antiguas Escrituras! ¡Mucho cuidado con lo oyen!

    Mateo 11:13. 13 Y todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan. (Los profetas y la Ley, hacen referencia a las antiguas Escrituras, ósea que las antiguas Escrituras caducaron con la predicación de Juan el Bautista en el desierto de Judea). Lucas 16:16. 16 »La ley y los profetas llegan hasta Juan. Desde entonces se anuncia el Santo Evangelio Reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en él. . (La Ley y los profetas; se refiere antiguas Escrituras, esto quiere decir: que las antiguas Escrituras caducaron con la predicación de Juan el Bautista en el desierto de Judea, desde entonces se predica el Santo Evangelio de Reino de Dios).
    Lucas 4:42-43-44. cuando lo encontraron intentaron retenerlo para que no se alejara de ellos;43 pero Jesús les dijo: «También es necesario que yo anuncie en otras ciudades el Santo Evangelio del Reino de Dios, porque para esto he venido.» 44 Y siguió predicando el Santo Evangelio en las sinagogas de esa región.
    Hechos 5:41/42 41 Los apóstoles salieron del concilio felices de haber sido dignos de sufrir por causa del Nombre. 42 Y todos los días, no dejaban de enseñar y de anunciar en el templo y anunciaron el Santo Evangelio acerca de Jesús es el Mesías.

    Hechos 8:24/25 24 Simón respondió: «Rueguen por mí al Señor, para que no me sobrevenga nada de lo que han dicho. 25 Después de haber testificado y proclamado la palabra de Dios, ellos volvieron a Jerusalén, y en muchas poblaciones de los samaritanos anunciaron el Santo Evangelio.
    Hechos 8:34/35 34 El eunuco le preguntó a Felipe: «Te ruego que me digas: ¿De quién habla el profeta? ¿Habla de sí mismo, o de algún otro?» 35 Entonces Felipe le empezó a explicar a partir de la escritura que leía, y le habló también del Santo Evangelio de Jesús.
    Hechos 8:39/40 39 Cuando salieron del agua, el Espíritu del Señor se llevó a Felipe y el eunuco no volvió a verlo, pero siguió su camino lleno de gozo. 40 Mientras tanto, Felipe se encontró en Azoto, y allí anunció el Santo Evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó a Cesárea.
    Hechos 11:19/21 19 Mientras tanto, los que habían sido dispersados por la persecución que se desató por causa de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, y hablaban del Santo Evangelio solamente a los judíos. 20 Pero había allí unos varones de Chipre y de Cirene, que al entrar en Antioquía habían hablado también a los griegos acerca del Santo Evangelio del Señor Jesús. 21 Y con la ayuda del Señor un gran número de personas creyó y se convirtió al Señor.
    Hechos 13:31/33 31 y durante muchos días Jesús se apareció a los que lo habían acompañado desde Galilea hasta Jerusalén. Y ellos son ahora sus testigos ante el pueblo. 32 Nosotros también les anunciamos a ustedes las buenas noticias de la promesa que Dios hizo a nuestros padres: 33 Dios la ha cumplido en sus hijos, es decir, en nosotros, al resucitar a Jesús. Así está escrito en el salmo segundo, que dice: “Tú eres mi hijo. Hoy te he engendrado.”

    Hechos 14:6/7 6 pero ellos se dieron cuenta y huyeron a Listra y Derbe, ciudades de Licaonia, y de allí fueron a todas las regiones cercanas,7 donde predicaban el Santo Evangelio.
    Hechos 14:14/15 14 Cuando Bernabé y Pablo se enteraron de esto, se rasgaron la ropa y corrieron entre la multitud, y a gritos dijeron: 15 «Amigos, ¿por qué hacen esto? Nosotros somos unos simples mortales, lo mismo que ustedes. Hemos venido a decirles que se vuelvan al Dios de la vida, al creador del cielo, la tierra y el mar, y de todo lo que hay en ellos, y que se aparten de todo esto, que para nada sirve.
    Hechos 14:20/22 20 Pero los discípulos lo protegieron, y Pablo se levantó y entró en la ciudad, y al día siguiente salió con Bernabé para Derbe.21 Después de anunciar el Evangelio en aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, los dos regresaron a Listra, a Iconio y a Antioquía, 22 y allí infundían ánimo a los discípulos y los alentaban a mantener la fe. Les decían: «Para entrar en el Reino de Dios nos es necesario pasar por muchas tribulaciones.
    Hechos 15:6/9 6 Los apóstoles y los ancianos se reunieron para tratar este asunto, 7 y luego de mucho discutir, Pedro se levantó y les dijo: «Queridos hermanos, ustedes saben que hace algún tiempo Dios determinó que yo mismo proclamara a los no judíos el mensaje del Evangelio, para que creyeran. 8 Y Dios, que conoce los corazones, los confirmó y les dio el Espíritu Santo, lo mismo que a nosotros.9 Dios no hizo ninguna diferencia entre ellos y nosotros, sino que por la fe purificó sus corazones.
    Hechos 20:22/26 22 Ahora voy a Jerusalén, llevado por el Espíritu, pero no sé lo que allá me espera, 23 a no ser lo que el Espíritu Santo me ha confirmado en todas las ciudades, de que me esperan cárceles y tribulaciones. 24 Pero eso a mí no me preocupa, pues no considero mi vida de mucho valor, con tal de que pueda terminar con gozo mi carrera y el ministerio que el Señor Jesús me encomendó, de hablar del Santo Evangelio y de la gracia de Dios. 25 Yo sé que no me volverá a ver ninguno de ustedes, entre quienes he estado proclamando el Reino de Dios; 26 por lo tanto, puedo asegurarles que estoy limpio de la sangre de todos.
    Hechos 4:12, dice Simón Pedro, discípulo de Cristo Jesús Nuestro Amado Señor: (¡No hay salvación en ningún Otro, pues bajo el cielo no se ha dado al género humano ningún otro Nombre por el que merezcamos ser salvados. ¡Solo Cristo Jesús Salva, pero debemos regir nuestra vida según el Santo Evangelio de salvación!)

    Que Dios les bendiga y nos de sabiduría.

    Atte. Miguel Quezada. Siervo de Cristo Jesús y guardián de la FE.