INÉDITO:
  • LUN-VIE16:30
REPRISES:
  • LUN-VIE02:00
  • LUN-VIE07:30

Comenta



  • Miguel Angel Quezada em 12 de junio de 2014 16:21

    ¿Qué nos mando a enseñar, y a proclamar Cristo Jesús? Por si alguien no lo sabe, ¡a esto nos mando Cristo Jesús! ¡Jesús nos manda!: Vayan por todo el mundo y anuncien mi Evangelio. Esto está en Marcos16:15. ¡Jesús nos repite el mandato!: Por lo tanto, vayan y hagan discípulos Míos en todas las naciones, bautícenlos en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Enséñeles a cumplir todo lo que ¡YO! les he enseñado a ustedes. Esto está en Mateo 28:19-20. (Mateo 4:17). 17 Jesús comenzó a predicar, y decía: «Arrepiéntanse, y renuncien a su mal camino, porque el reino de los Cielos se ha acercado. (Mateo 4:23). 23 Jesús recorría toda Galilea. Enseñaba en las sinagogas de ellos, predicaba el Evangelio del Reino de Dios, y sanaba toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. ¿Qué predica Cristo Jesús? EL no predicaba otra cosa que no fuera su Evangelio Santo. La voluntad perfecta de Dios está en el Evangelio, y se realiza a través de su Hijo Amado Cristo Jesús nuestro Señor Amado. Señoras, señores Cristo Jesús nuestro Único y Amado Salvador, ¡EL nos mando a predicar y enseñar su Evangelio únicamente! Cristo Jesús nos pide que los bauticemos, que es el sello de su Nuevo Pacto, (Cristo Jesús, EL es el mediador del nuevo pacto, llevando la sangre que purifica y clama a Dios con más fuerza que la sangre de Abel. “Hebreos 12:24”). ¡Cristo Jesús no nos pide circuncidarlos como era el sello de antiguo pacto! Esta es la Buena Nueva del Reino de Dios, ¡y es completamente Nueva! Es una nueva Palabra, con una Ley reformada, Cristo Jesús la hizo más justa y perfecta, EL y tan solo EL es el Único Reformista Calificado por Dios. Jesús nos dice: Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de MÍ. El culto que me rinden no sirve de nada, las doctrinas que enseñan no son más que mandatos de hombres. No debemos olvidar jamás, que tan solo un Guía y maestro tenemos todos, que tan solo de El debemos aprender, tan solo sus Palabras debemos escuchar, tan solo sus Palabras debemos proclamar, tan solo sus Palabras debemos enseñar, tan solo sus Palabras debemos practicar, para ser tomados por una mujer, o un hombre sabio y prudente, que practica como única cosa, las Palabras que escucho de Cristo Jesús nuestro Señor Amado. Porque tan solo El, tiene Palabras de salvación y vida eterna. Debido a que no nos fue dado otro Nombre bajo el cielo, por el que debamos ser salvados, ¡Cristo Jesús nuestro Señor Amado, solo EL es el único que salva!



  • Miguel Angel Quezada em 19 de junio de 2014 21:35

    ¿Qué nos mando a enseñar, y a proclamar Cristo Jesús? Por si alguno lo ignora, Jesús nos encomendó esto: (Marcos 16:15) Dice Jesús: Vayan por todo el mundo y prediquen mi Evangelio a toda la creación. Los que crean en mí y se bauticen, alcanzaran la vida eterna. (Jesús jamás dijo que se circunciden. Bautismo el sello del nuevo pacto de Dios con los hombres) Pero todo aquel que no crea en MI será condenado. Estas señales acompañaran a los que crean en MÍ: en Nombre harán señales maravillosas. Tan solo debemos tener FE para conquistar la vida eterna. (Gálatas 1:6) Dice Pablo: Me sorprende que ustedes abandonen a aquel que según la Gracia de Cristo Jesús los llamo y se pasen a otro evangelio. Pero no hay otro evangelio; solamente hay personas que tratan de dar vuelta el Evangelio de Cristo Jesús y solamente siembran la confusión entre todos ustedes. (Gálatas 2:19) Dice Pablo: En cuanto a mí, la misma Ley me llevo a morir a la Ley a fin de para Dios. He sido crucificado con Cristo, y ahora no vivo yo, es Cristo quien vive en mí. Todo lo que vivo en lo humano lo vivo con la FE en el Hijo de Dios, que me amo y se entrego por mí. Esto es para mí la manera de no despreciar el don de Dios; ¡pues si la verdadera rectitud es fruto de la Ley!, ¡quiere decir que Cristo murió inútilmente! (Gálatas 5:1) dice Pablo: Manténganse, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud. Miren que yo, Pablo, les digo que si se circuncidan, ¡de nada les aprovechará Cristo! Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a cumplir toda la Ley. ¡Ustedes, los que por la Ley se justifican, se han desligado de Cristo; y han desperdiciado la gracia! Que Dios les bendiga y nos de sabiduria.