Preguntas y respuestas acerca de profecía Bíblica


AFIP_Preguntas_Respuestas

Preguntas de contenido

  1. Estudiando el libro de Daniel, he notado que en la antigüedad a la hora de elegir el nombre de los niños se los condicionaba o se realizaba una predicción sobre su vida y carácter. ¿Era así realmente? ¿Será que estamos predestinados por la profecía o por la voluntad de Dios?

El diccionario define predestinación como: “Destinación anterior de algo. Ordenación de la voluntad divina con que el Eterno tiene elegidos a quienes por medio de su gracia han de lograr la gloria”.

Cuando Dios creó al ser humano, lo creó para que viva eternamente sin pecado y en la presencia de la gloria de Dios. Si lo vemos de esta forma podemos decir que el ser humano, todos sin importar el nombre de cada uno, está predestinado para ser salvo y vivir eternamente. Viéndolo desde este punto de vista podemos decir que fuimos, desde el principio, destinados a la vida eterna.

Pero Dios no deseaba tener hijos ‘autómatas’, por lo tanto, a pesar de haber creado al ser humano para vida eterna, le dio un regalo que fue la libertad de elección. Y el hombre haciendo uso de este regalo, eligió la desobediencia, es decir el pecado, con la terrible consecuencia de la separación de Dios y la muerte.

El hecho de que, ya sea en el antiguo pueblo de Israel, u hoy en día, que se le dé a un niño recién nacido un nombre con un significado religioso como en el caso de Daniel y sus amigos, no quiere decir que se lo esté ‘predestinando’ para que este niño tenga la misma fe de sus padres. Sino principalmente, este nombre era y es una responsabilidad primeramente para los padres, quienes han elegido este nombre.

En el caso particular de Daniel, significa “Dios es mi juez” o “Justicia de Dios”, entonces un padre una madre que elige este nombre por su significado, al nombrar este niño, tendrá presente que Dios es su juez, y con esto en mente su esmero en la educación de este niño será mayor, y obviamente al tener un mayor compromiso de los padres en la educación del niño se espera que el niño al crecer sea una persona de bien, pero incluso así, debemos tener en cuenta que en cierta etapa del crecimiento de este niño entrará en juego su voluntad y la elección que él hará para su futuro.

Dios desea que todos tomemos la decisión de amarle, de seguirle y vivir eternamente en un mundo sin maldad, pero la última palabra cabe a cada uno de nosotros, y hoy como en la antigüedad, el Señor te dice:

He puesto delante de vosotros la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tus descendientes, amando a Jehová tu Dios, escuchando su voz y siéndole fiel. Porque Él es tu vida y la prolongación de tus días”. Deuteronomio 30: 19- 20

¿Qué responderás a esta invitación?

AFIP_Preguntas_Respuestas

 

 

 
¿Cómo poder entender que realmente existe un conflicto entre Cristo y Satanás y que de alguna manera este conflicto afecta hoy nuestras vidas? ¿Cuál es el motivo de este conflicto? Hoy cuando vivimos tragedias muchos dicen que es un castigo de Dios, pero diciendo esto ¿no caemos en el antiguo engaño de Satanás que decía Dios es arbitrario e injusto?

Hay cosas que no podemos explicar, humanamente no podemos explicar el ¿por qué? de las enfermedades y de las desgracias, de tantas tristezas… en fin no podemos explicar el por qué del pecado que ha infectado nuestro mundo.

Podemos saber si, como ingresó el pecado al mundo. Sabemos que Lucifer un ángel de luz se reveló contra Dios, y al vencer la tentación de Adán y Eva, se adueñó de este mundo ensuciándolo así con el mal.

Pero lo que si podemos explicar es que fuimos creados para ser felices para vivir una vida plena y duradera. Pero con el ingreso del pecado todo esto fue trastornado, y así la vida se hizo difícil frágil y corta. Comenzaron a surgir los peligros, las enfermedades y las tristezas…

De una forma o de otra a todos nos toca sufrir, padecer una enfermedad o acompañar la enfermedad de algún ser querido que tal vez sea un motivo mayor de sufrimiento que padecerla nosotros mismos. Nadie está libre del dolor, desde el momento en que llegamos a este mundo infestado de pecado.

Pero lo interesante es que Jesús cuando rogó al Padre por sus discípulos dijo lo siguiente: No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del maligno”. Juan 17: 15.

Desde el momento en que llegamos al mundo estamos propensos a los padecimientos, es como si tuviésemos que caminar por un camino con barro, usted hará todo lo posible por encontrar el mejor lugar en donde poner el pie con tal de no mancharse, pero a pesar de todos estos cuidados no podrá evitar ser salpicado en algún momento.

Lo bueno es que sabemos que no estamos solos y que, aunque tengamos que enfrentar dificultades, tenemos la ayuda de Dios para sobrellevar todos los obstáculos de la vida. Porque cuando estamos tomados de la mano de nuestro Salvador podemos decir como el apóstol Pablos: ¡Todo lo puedo en Cristo que me fortalece! Filipenses 4: 13.

A cada uno de nosotros nos toda decidir a quien seguir…

“Dios no obliga a los hombres a renunciar a su incredulidad. Delante de ellos están la luz y las tinieblas, la verdad y el error A ellos les toca decidir lo que aceptarán. La mente humana está dotada de poder para discernir entre lo bueno y lo malo. Dios no quiere que los hombres decidan por impulso, sino por el peso de la evidencia, comparando cuidadosamente un pasaje de la Escritura con otro”.

(EGW. El Deseado de todas las gentes. Pág. 458)

 

Comparte:


Comenta