10 Días de Oración: Día 4 “Primero la obra del Reino”


Día 4:

 

Primero la obra del Reino

(16 de febrero de 2014)

 ritorno di Gesù

“Venga tu Reino…” (Mateo 6:9).

“Dios es nuestro Padre, que nos ama y nos cuida como hijos suyos; es también el gran Rey del universo. Los intereses de su reino son los nuestros; hemos de obrar para su progreso.

 

Los discípulos de Cristo esperaban el advenimiento inmediato del reino de su gloria; pero al darles esta oración Jesús les enseñó que el reino no había de establecerse entonces. Habían de orar por su venida como un suceso todavía futuro. Pero esta petición era también una promesa para ellos. Aunque no verían el advenimiento del reino en su tiempo, el hecho de que Jesús les dijera que oraran por él es prueba de que vendrá seguramente cuando Dios quiera.

 

El reino de la gracia de Dios se está estableciendo, a medida que ahora, día tras día, los corazones que estaban llenos de pecado y rebelión se someten a la soberanía de su amor. Pero el establecimiento completo del reino de su gloria no se producirá hasta la segunda venida de Cristo a este mundo. “El reino y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo” serán dados “al pueblo de los santos del Altísimo” (Daniel 7:27). Heredarán el reino preparado para ellos “desde la fundación del mundo” (Mateo 25:34). Cristo asumirá entonces su gran poder y reinará.

 

Las puertas del cielo se abrirán otra vez y nuestro Salvador, acompañado de millones de santos, saldrá como Rey de reyes y Señor de señores. Jehová Emmanuel “será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre” (Zacarías 14:9). “El tabernáculo de Dios” estará con los hombres y Dios “morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios” (Apocalipsis 21:3).

Jesús dijo, sin embargo, que antes de aquella venida “será predicado este Evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones” (Mateo 24:14). Su reino no vendrá hasta que las buenas nuevas de su gracia se hayan proclamado a toda la tierra. De ahí que, al entregarnos a Dios y ganar a otras almas para él, apresuramos la venida de su reino. Únicamente aquellos que se dedican a servirle diciendo: “Heme aquí, envíame a mí” (Isaías 6:8), para abrir los ojos de los ciegos, para apartar a los hombres “de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe […], perdón de pecados y herencia entre los santificados” (Hechos 26:18) solamente estos oran con sinceridad: “Venga tu reino”.

 

___

(EGW. “El discurso maestro de Jesucristo”, páginas 92, 93).

Comparte:


Comenta