¿Cómo Estudiar la Biblia con Provecho?


bible-reading-guy-782907

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Cómo Estudiar la Biblia con Provecho?

Cinco consejos sencillos sobre cómo recibir las bendiciones contenidas en las Escrituras

INTRODUCCIÓN:

Hace un tiempo cuando era un profesor de Biblia compartí una charla a mi grupo de alumnos acerca de un tema que no estaba precisamente en la lista de interés de los adolescentes: la Biblia. Así que llevé conmigo un vaso de “jugo verde”, de esos hechos a base de espinaca, apio y lechuga. También llevé una lata de GASEOSA. Y puse las dos bebidas delante de los muchachos. “¿Cuál de estas bebidas se tomarían ahora mismo?”, les pregunté. Como coro en pleno concierto gritaron: “¡Sprite!”. “Y…, ¿cuál es más saludable?”, volví a preguntar. En silencio y con pocas ganas, los dedos apuntaron al humilde vaso de jugo verde. Entonces les mostré la Biblia, y pregunté: “¿A cuál se parece más la Biblia, al jugo verde, o a la Sprite?” En medio del silencio, tímidamente y casi en un susurro la respuesta fue: “Al jugo verde”.

Generalmente sabemos y somos conscientes del beneficio que nos reporta la Biblia, sólo que también, como en el caso del jugo verde, la somos prejuiciosos y esto nos lleva a verla poco atractiva. Sin embargo cuando descubrimos el sabor de su contenido y el valor terapéutico y transformador que produce en nuestra vida, es entonces que apreciamos su influencia poderosa.

La Biblia, las Sagradas Escrituras, pueden abrir muchas puertas. La del conocimiento, sabiduría, paciencia, contentamiento, esperanza. Pero la puerta que más nos interesa abrir, es sin duda alguna, la puerta de la salvación. ¡Y ése es justamente el tema por excelencia en el que se especializan las Sagradas Escrituras!

Entonces surge la pregunta:

¿Cómo puede uno estudiar las Sagradas Escrituras y obtener de ellas el máximo provecho?

 

Voy a compartir con usted cinco consejos sencillos.

Explore la Biblia por usted mismo. La pregunta que todos nos hacemos cuando no estamos familiarizados con la Biblia es

“¿Por dónde comienzo?” No se sienta intimidado ante lo voluminoso del libro.

1. Primero familiarícese con los libros de la Biblia. Para ello, ante que todo busque el índice. Allí los libros están listados generalmente de dos maneras: en el orden en que aparecen en la Biblia, o también en orden alfabético. Explorar las Escrituras es una aventura en sí misma. ¿Cuántos libros en total tiene la Biblia? ¿Cuáles son los libros del Antiguo Testamento? ¿Y cuáles los del Nuevo Testamento? ¿Cómo se abrevian los nombres de los libros, cuántos capítulos tiene cada uno? Las respuestas a todas estas preguntas pueden ser encontradas con sólo mirar el índice. Y si observa más detenidamente ese índice, muy posiblemente encontrará otros detalles adicionales, tales como “Notas”, “Tablas de Pesos y Medidas”, “Glosario”, “Mapas” y otras ayudas especiales para el lector. Si busca en ese material adicional, va a encontrar todo un tesoro de información que lo ayudará a familiarizarse más rápido con el mundo de la Biblia.

2. Lea la Biblia por usted mismo. A primera vista, la Biblia puede parecer imposible de leer, por su tamaño. Sin embargo, al estar dividida en libros, y éstos, a su vez, en capítulos y versículos, la lectura se hace más fácil de dosificar. De modo que la primera decisión a tomar cuando vamos a leer las Escrituras es: si la vamos a leer por libros, por personajes o por enseñanzas. No obstante, yo recomiendo empezar por los evangelios. En el Nuevo Testamento encontramos los cuatro evangelios: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. La razón por la cual recomiendo empezar la lectura de la Biblia por los Evangelios, es porque éstos nos ponen en contacto directo con Jesús, el personaje central de las Escrituras. Leer la Biblia es como escalar un monte. Uno sube paso a paso, sintiendo la emoción de empezar a ver las cosas desde otra perspectiva. En este recorrido sucederá algunas veces que descubriremos ciertas palabras, o declaraciones, que no entendemos. Tales obstáculos son una invitación a esforzarnos más, a expandir nuestra mente y nuestro espíritu. En situaciones así, es importante anotar el texto, o la palabra que no entendimos, y consultar un diccionario común, un diccionario Bíblico o a alguien con más conocimiento.

3. Adquiera herramientas para el estudio de la Biblia. Como mencionamos anteriormente existen algunos elementos que son muy útiles al estudiar la Biblia, los cuales deberíamos tenerlos en el lugar reservado para este fin. Los materiales son: Cuaderno y lápiz: para hacer anotaciones de pasajes de difícil comprensión que necesitan ser investigados con más profundidad o versículos que deseamos memorizar, o en donde se encuentra una historia o personaje de nuestro interés, etc. Diccionario de la lengua española y si fuese posible también un diccionario Bíblico y un comentario Bíblico. Estos libros adicionales le ayudarán a comprender las circunstancias de las costumbres y el momento en la historia en que fue escrito cada libro de la Biblia. Otro material que es de gran utilidad son las guías de estudio de la Biblia, llamados también estudios Bíblicos. Estos estudios Bíblicos nos organizan el estudio de la Biblia por temas, presentados en forma de lecciones con la modalidad de pregunta y respuesta. De tal modo que le permiten al estudiante de la Biblia, comprender lo que la Biblia enseña acerca de un tema específico. Por ejemplo, ¿qué dice la Biblia sobre el fin del mundo?

4. Ore antes de empezar a leer. Este paso es muy importante. Pida la iluminación del Espíritu Santo, para entender lo que va a leer. Ore para que Él sea su instructor y que le de perseverancia en la lectura. Recuerde siempre que la Biblia es el único libro cuyo Autor está siempre presente, cuando se la lee. Algunas personas utilizan una adaptación del Salmo 119:18 como oración antes de leer las Escrituras. Dicen así: “Abre mis ojos, para que pueda ver las maravillas de tu ley”. El objetivo principal al leer las Escrituras no es adquirir conocimiento, sino hacernos amigos de Dios, es entender su propósito para nuestra vida. Por esto, antes de empezar a leer ese maravilloso libro, es aconsejable que, con sinceridad, busquemos respuestas a preguntas como estas: “¿Por qué estoy aquí en este momento? ¿Qué estoy buscando? ¿Hacia dónde quiero llegar? ¿Qué espera Dios de mí?”. Entonces, en forma breve, hablarle a Dios y decirle: “Permíteme escuchar tu voz ahora que voy a leer tu Palabra”.

5. Una hora y un lugar específicos. Un secreto que lo ayudará a extraer el máximo beneficio del estudio de la Biblia, es apartar una hora del día y un lugar específico para este ejercicio. Las horas de la mañana son las mejores. Puede ser en la sala, o en algún lugar preferido y por sobre todo tranquilo. Asegúrese que, tanto el momento como el lugar le permitan sentirse cómodo, libre del cansancio, preocupaciones y distracciones.

 

¿Cómo empezar a estudiar? No lea con prisa, sino con atención. El objetivo no es sólo terminar la lectura programada, sino entender aquello que está escrito. Si no entiende vuelva a leer el texto seleccionado. Trate de entender el contexto de aquello que está leyendo. Para ayudar en el entendimiento de la Biblia.

  • busque respuestas para preguntas simples, tales como: ¿Quién está hablando? ¿A quién? ¿Por qué? ¿Cuándo y dónde ocurre el hecho? Y finalmente, ¿este texto pude ser aplicado a mi vida?

 

  • Observe que tipo de texto está usted estudiando. ¿Es una historia? ¿Es una parábola? ¿Es una poesía? Si el texto estuviese enseñando de una doctrina específica, como por ejemplo, la segunda venida de Jesús, trate de estudiar todos los textos que hablan acerca de esta misma doctrina.

 

  • Busque aclarar los textos difíciles con sus paralelos más fáciles. Por ejemplo: compare lo que dice Mateo, en relación a un tema, con lo que dicen los otros evangelios de ese mismo tema. Analizar todo el contexto facilitará su comprensión.

Adopte un método sistemático y continuo de lectura (Lucas 24: 27; Isaías 28: 10). Esto puede ser realizado de varias formas:

  1. Año Bíblico: Consiste en leer toda la Biblia durante un año, siguiendo la regla de leer tres capítulos de la Biblia durante los días hábiles y cinco los fines de semana.
  2. Estudio por libros: Elija algún libro de la Biblia y trate de estudiarlo a fondo. Descubra quien es su autor, a quién fue dirigido, las circunstancias en la cuales fue escrito, su propósito y sus enseñanzas principales.
  3. Método biográfico: Seleccione personajes Bíblicos de su interés y estudie los pasajes Bíblicos relacionados con él. Trate de aplicar las lecciones espirituales a su vida.
  4. Estudio por temas: Consiste en elegir un tema y seguirlo a través de la Biblia, como por ejemplo: el Bautismo, la Segunda Venida de Cristo, Gracia, Santuario, Estado de los Muertos, entre otros.
  5. Memorización: Trate de memorizar algunos versículos o capítulos importantes. El cristiano debe tener en orden en su memoria versículos que traerán paz, esperanza y le serán útiles en los difíciles momentos de prueba.

 

LLAMADO

Cuando usted comience a estudiar la Biblia con sinceridad, verá que sucederán mínimamente dos milagros:

1. Experimentará libertad: La libertad que se obtiene al saber qué camino tomar en esta vida.

2.  Y, en segundo lugar, experimentará la salvación que sólo Jesús puede dar.

La lectura de la Biblia sana la mente y el corazón, nos rinde ante el amor Salvador de Cristo Jesús, quien limpia y perdona. En otras palabras las Escrituras nos proporcionan vida y salud. ¡Así como el humilde jugo verde!

Es por eso que, le invitamos a que nos acompañe a partir de hoy, en este fascinante estudio de la Biblia, en el cual le estaremos ayudando a conocer las grandes enseñanzas de la Biblia, los cuales le ayudarán a ver la vida en forma diferente.

Pida su guía de estudio de la Biblia: “La Biblia Habla” y acompáñenos cada semana a descubrir los tesoros que este libro tiene para cada uno de nosotros.

Y así semana a semana permitiremos, que a través de las páginas de la Biblia, sea Jesús mismo que nos hable al corazón, como lo dice el texto de en Juan 4:26: “Jesús declaró: ‘Yo soy el que habla contigo”.

ORACION

Comparte:


Comenta



  • gianfranco espejo em 1 junio, 2013 1:45

    gracias a Dios hermanos que por fin he podido saber como debo estudiar y aprender de su palabra Dios los bendiga



  • gianfranco espejo em 1 junio, 2013 1:50

    gracia a Dios hermanos que por fin pude saber como debo estudiar su palabra ,Dios los bendiga



  • Maria del Rosario Lopez de Lemus em 25 octubre, 2013 18:57

    Primero le doy gracias al Eterno Dios por haber abierto esta pagina para estudiar el pan diario, y a ustedes por proporcionar el medio o facilitar la informacion de tal manera que se sienta imortante la lectura y se atesore la informacion que atravez de ustedes nos envia el Eterno.
    Ruego sus oraciones por nosotros y por nuestra colonia ya que estamos trabajando de manera unida con otros hermanos para alcanzar a muchos. Bendiciones Eternales.



  • Adriana em 15 enero, 2014 19:22

    primeramente le quiero dar las gracias a Dios por esta linda oportunidad de vida y a ustedes por facilitar este medio a la cual hace ya rato estaba buscando, muchas gracias y que sea Dios bendiciéndoles grandemente.



  • katherine em 5 mayo, 2014 16:45

    Muchas muchas muchas gracias por tu ayuda!
    Me encuentro más orientada y con más ganas a estudiar la Biblia.
    Es una explicación muy útil. Gracias y que Dios te bendiga!



  • Iliana Perez em 30 octubre, 2014 18:45

    Muchas gracias por su ayuda y orientacion a tantas personas que como yo nesecitamos para el estudio diario de la Biblia,bendiciones y como pudiera obtener el libro guia La Biblia habla.



  • Ubaldo Obaldia em 1 noviembre, 2014 16:36

    Dios le bendiga mi hermano es interesante su guia de estudio quiero aprender o conocer mas y asi compartir con los prójimo y enseñar



  • Ruben Sanchez em 5 noviembre, 2014 0:08

    Gracias por estos pasos tan inportantes de como lestudiar la biblia que Dios los bsndiga



  • jose ramon fernadez em 9 noviembre, 2014 10:35

    solo Dios es el que salva viva cristo jesus



    • jose ramon fernandez em 9 noviembre, 2014 10:39

      señor jesus todo te lo debo ati a de mi instrumento de tu sabiduría amen