Libros Proféticos


Comenzamos una nueva Temporada. En esta ocasión damos inicio a una serie de Temporadas dedicadas al estudio del tema de las profecías.

Esta primer etapa, estudiaremos a fondo los libros proféticos del Antiguo Testamento, el contexto político y religioso durante el ministerio de estos profetas, los reclamos que ellos presentaron, y cómo estos mensajes proféticos son aplicables aún hoy.

El primer programa de esta serie tiene como título “Libros Proféticos”.

Comparte:


Comenta



  • Adolfo Rivas em 10 noviembre, 2013 1:23

    Los felicito por tan interesante serie. Los expositores explican de una manera clara y didactica los temas que les corresponden, notandose en ellos un amplio conocimiento de los mismos.
    Dios los bendiga.



    • pablo em 12 noviembre, 2013 4:27

      Gracias Adolfo por tu comentario. Bendiciones!!



  • antonio em 6 diciembre, 2013 22:58

    ES un muy buen programa tiene un estudio de la historia minuciosamente organizada y tratan de dejar bien claro el mensaje de nuestro SEÑOR para el hombre muy muy buen programa



  • antonio em 7 diciembre, 2013 2:41

    me gustaría saber si se puede saber mas de la vida histórica de Melquisedec rey de Salem sacerdote DEL DIOS ALTISIMO desde ya muchas gracias



  • Roberto em 20 diciembre, 2013 15:37

    Muchas felicidades! desde que descubrí este programa no puedo dejar de ver tan interesantes videos. Dios les bendiga y les siga guiando para producir mas episodios y si aceptan sugerencias me gustaría que hablaran de temas relacionados con el espacio exterior y como se ve reflejada en ello la mano de Dios. Saludos!



  • cristian salgado em 31 diciembre, 2013 16:08

    es un muy buen programa, muy breve lamentablemente, tambien los horarios en Chile son complicados.

    Como es posible tener una copia de esos programas en cd, agardecido.



  • SEBASTIAN A ESCOBAR em 4 enero, 2014 2:00

    BUENISIMOOOOOO ME ENCANTAA UN SALUDO EN NUESRTRO SEÑOR JESUSCRISTO DESDE IGLESIA DEL SEPTIMO DIA DE VILLAGUAY ENTRE RIOS ARGENTINAA



  • Coralia Acevedo Vado em 15 enero, 2014 5:04

    Es la primera ves q los veo hermanos pero me encanto la enseñanza los vere de hoy en adelante Dios les vendiga



    • pablo em 24 enero, 2014 17:09

      Gracias Coralia, es un gusto tenerte con nosotros en esta jornada de descubrimiento bíblico.
      Que Dios te bendiga!!



  • MANOLOGUT em 22 enero, 2014 12:26

    Muy interesante, les felicito, ya que estos programas confirman las verdades contenidas en la Biblia. Que Dios les siga bendiciendo.



  • Angel em 12 marzo, 2014 5:36

    para mí este programa es muy importante y de mucha ayuda especialmente cuando estoy estudiando a los profetas gracias por todo y muchas bendiciones a cada uno de los que con esfuerzo han echo este programa.



  • carlos em 25 junio, 2014 16:06

    Bendiciones por su programa y por aclarar muchas cosas de nuestro señor jesus



  • Miguel Angel Quezada em 27 junio, 2014 15:49

    Por favor no vuelvan a Ley judía. Filipenses 3. Por lo demás, hermanos míos, alégrense en el Señor. A mí no me cansa escribirles otra vez las mismas cosas, y para ustedes es más seguro. ¡Cuídense de los perros, cuídense de los malos obreros, cuídense de los que hacen incisiones! Nosotros somos los verdaderos circuncidados, pues servimos a Dios en espíritu y confiamos no en cosas humanas, sino en Cristo Jesús. Porque, hablando de meritos humanos, yo también tendría con que sentirme seguro. Si alguno cree que puede confiar en tales cosas, cuanto más lo puedo yo. Nazi de la raza de Israel, de la tribu Benjamín, hebreo e hijo de hebreos, y fui circuncidado a los ocho días. ¿Observaba yo la Ley? Por supuesto, pues era fariseo, convencido, como lo demostré persiguiendo a la Iglesia; y en cuanto a ser justo según la Ley, fui hombre irreprochable. Pero al tener a Cristo considere todas mis ventajas como cosas negativas. Más aun, todo lo considero al presente como peso muerto en comparación con eso tan extraordinario que es conocer a Cristo Jesús, mi Señor. A causa de EL ya nada tiene valor para mí y todo lo considero como pelusas mientras trato de ganar a Cristo. Y quiero encontrarme en EL, no teniendo ya esa rectitud que pretende la Ley, sino aquella que es fruto de FE de Cristo, quiero decir, la reordenación que Dios realiza a raíz de la FE. Quiero conocerlo, quiero probar el poder de la resurrección y tener parte en sus sufrimientos; y siendo semejante a EL en su muerte, alcanzare, alcanzare, Dios lo quiera, la resurrección de los muertos. No creo haber conseguido ya la meta ni me considero un perfecto, sino que prosigo mi carrera hasta conquistarlo, puesto que ya he sido conquistado por Cristo. No, hermanos, yo me creo todavía calificado, pero para mí ahora sólo vale lo que esta adelante; y olvidando lo que deje atrás, corro hacia la meta, con los ojos puestos en el premio de la vocación celestial, quiero decir, de la llamada de Dios en Cristo Jesús. Todos nosotros, si somos de los perfectos, tenemos que pensar así; y si no ven las cosas en esta forma, Dios los iluminara. Mientras tanto, sepamos conservar lo que hemos conquistado. Sean imitadores míos, hermanos, y fíjense en los que siguen nuestro ejemplo. Porque muchos viven como enemigos de la cruz de Cristo; se lo he dicho menudo y ahora se lo repito llorando. La perdición los espera; su Dios es el vientre, y se sienten orgullosos de cosas que deberían avergonzarlos. No piensan más que en las cosas de la tierra. Nosotros tenemos nuestra patria en el cielo, y de allí esperamos al Salvador que tanto anhelamos, Cristo Jesús, el Señor. Pues EL cambiara nuestro cuerpo miserable usando esa fuerza con la que puede someter a si el universo, y lo hará semejante a su propio cuerpo, del que irradia su Gloria. Quien tenga oídos, que escuche y entienda. Que Dios les bendiga y nos guie.