INÉDITO:
  • MAR22:30
REPRISES:
  • DOM01:30
  • DOM19:00
  • MAR06:00
  • MIE14:30
  • JUE13:00
  • SÁB03:00
  • SÁB10:30

Cerveza y vino: El consejo de la Biblia


Autor: William H. Shea, Biblical Research Instutute. Traducción: Nelson Wasiuk

¿No se refiere la Biblia en varios lugares al vino y a la bebida fuerte? ¿No encontramos a menudo personas bebiendo alcohol en la Biblia? ¿No podemos asumir, entonces, que la Escritura generalmente no condena el consumo de bebidas alcohólicas? (ndt: Bebida fuerte es traducida como sidra en varias versiones)

Es cierto que a menudo encontramos personas bebiendo alcohol en la Biblia y que las Escrituras hablan de bebidas alcohólicas, pero debemos tener cuidado de no leer muy superficialmente esos textos. Cuando nuestros Antiguos Testamentos se refieren al alcohol, generalmente usan las palabras vino o bebida fuerte . Así que cualquier examen de la posición del Antiguo Testamento hacia el alcohol debe tener en cuenta las diferentes palabras hebreas usadas originalmente.

El término bebida fuerte no presenta grandes problemas de traducción porque sólo una palabra hebrea, shekar , está detrás de ella. Pero aún así, la traducción de bebida fuerte es más común de lo que se imagina. Los lectores modernos pueden pensar en la bebida fuerte como licor destilado. Pero eso no es lo que la Biblia quiere decir con el término shekar . Dado que el proceso de destilación de alcohol no se desarrolló hasta alrededor de 500 dC, la bebida alcohólica más fuerte que la gente podía hacer en tiempos bíblicos contenía sólo 14 %vol, aproximadamente el máximo producido por la fermentación natural. Este hecho nos dice que el término bíblico bebida fuerte ciertamente no nos da licencia para beber lo que conocemos hoy como licor.

Si el alcohol destilado no es lo que la Biblia quiere decir con shekar , ¿qué significa?

Aquí es donde las lenguas antiguas relacionadas con el hebreo pueden ser útiles. Los documentos escritos en escritura cuneiforme en tabletas de arcilla nos dicen que los babilonios tenían una bebida alcohólica que ellos llamaban shikaru . (Obsérvese que esta palabra babilónica es semejante al shekar hebreo, en realidad es la misma palabra en dos lenguas semíticas relacionadas.) Algunas de estas tabletas de arcilla dicen cómo se hizo shikaru para que podamos determinar fácilmente qué bebida están describiendo. De los granos, los babilonios hicieron un puré que se dejó fermentar. ¡En otras palabras, estas tabletas que hablan de hacer shikaru están hablando de hacer cerveza! Dado que los textos bíblicos que usan la palabra shekar se refieren a la misma bebida, también están hablando de cerveza.

Esto es algo sumamente relevante para nuestra sociedad moderna. Estudiaremos los textos bíblicos que hablan de cerveza  la bebida que está tan ampliamente anunciada en la televisión y que es tan consumida por el público.

¿Y qué opinión tiene la Biblia de esta bebida? Una visión muy tenue y negativa. De los 21 textos del Antiguo Testamento que mencionan shekar (cerveza), 19 la condenan fuertemente. Los otros dos textos presentan casos especiales (discutiremos esto más adelante). El Nuevo Testamento menciona esta misma bebida sólo una vez y prohíbe su uso por Juan el Bautista mientras crecía.

Para dar algo de la imagen que estos textos del Antiguo Testamento transmiten, veamos lo que algunos dicen acerca de shekar : Levítico 10: 9 prohíbe su uso por un sacerdote en el ministerio; Números 6: 2, 3 prohíbe a los nazareos beber de él; En Jueces 13: 3, 4 un ángel advierte a la futura madre de Sansón que no la beba durante su embarazo; En Deuteronomio 29: 5, 6 Dios dice a los israelitas que no les proveyó esta bebida en su desierto.

También está la interesante historia de Ana. Ella fue al tabernáculo en Siloé y oró tan fervientemente sobre el hecho de que ella no tenía hijos que el sacerdote la acusó de estar ebria con shekar. Ella lo negó. Véase 1 Samuel 1:15.

Los profetas de Judá en el siglo VIII aC fueron especialmente vigorosos en su condena de la bebida fuerte, o la cerveza. Isaías lo menciona ocho veces, y cada referencia es fuertemente negativa. Él pronuncia una desgracia sobre los que beben (Isaías 5:11) y señala que no se alegraría cuando Dios maldijo la tierra (Isaías 24: 9). Señala que la cerveza causa asombro (Isa. 29: 9) y que los falsos sacerdotes y los profetas eran dos grupos estaban aturdidos por sus efectos (Isa. 28: 7). El profeta Miqueas señaló que la gente quería precisamente este tipo de líder  uno que aprobaría su uso (Miq 2:11). Proverbios 20: 1 habla de rabia y pelea como dos de sus efectos secundarios.

Así vemos una condenación casi universal de la cerveza en el Antiguo Testamento. Pero ¿qué hay de Deuteronomio 14: 22-28? Este texto no parece ajustarse al patrón; Parece indicar que los israelitas podrían pagar parte de su diezmo en cerveza! Algunos han visto en esto una licencia moderna para beber cerveza.

En primer lugar, debemos observar cuidadosamente que Deuteronomio 14 trata de un uso especial bajo circunstancias especiales. El capítulo aborda el tema del diezmo en los versículos 22 y 23. En una sección posterior, habla de lo que podría llamarse “diezmo retrasado”. Es aquí donde la cerveza se produce como parte del “diezmo retrasado”.

¿De qué está hablando todo esto?

Deuteronomio 14 identifica el diezmo como ciertos alimentos y bebidas que el israelita debía llevar al santuario ubicado centralmente en la nación. Cuando el diezmo se pagaba regularmente y puntualmente, los productos ofrecidos incluían corderos y terneros recién nacidos, aceite recién prensado, vino nuevo sin fermentar o jugo de uva ( tirosh ) y grano. Todos estos eran productos frescos que provenían de la cosecha del nuevo año agrícola.

Pero, ¿qué podía hacer el israelita si por alguna razón no podía llegar al santuario con estos productos frescos? Él debía hacer una sustitución, y es esta sustitución que describen los versículos 24-26.

El versículo 24 presenta el problema: el de un israelita que no fue capaz de llegar al santuario a tiempo. El versículo 25 presenta la solución intermedia: debía convertir su diezmo en plata y retener el dinero hasta que pudiera ir al santuario. El versículo 26 da el último paso para presentar el diezmo retrasado. Cuando llegó al santuario, el israelita debía comprar algunos de los mismos productos agrícolas que debía traer antes y comer la comida del diezmo delante del Señor.

Pero los productos que compró para la comida del diezmo deben ser maduros para mostrar simbólicamente que la presentación del diezmo fue tarde. Así que no presentó un cordero; Él compró una oveja adulta para la presentación. No presentó un becerro, sino un buey adulto. En lugar de jugo de uva fresca ( tirosh ), presentó yayin , vino que había fermentado con el paso del tiempo. Y no presentó grano; Él presentó la cerveza que se había hecho del grano. En cada caso, la comida de diezmo retrasado consistió en cosas elegidas para corresponder y mostrar el desarrollo del producto agrícola que debería haber sido presentado originalmente. Aunque aparezca a primera vista, esto implicó el pago de interés puesto que el buey costaría más que un becerro y las ovejas más que un cordero.

En estas circunstancias especiales, la sustitución simbólica de la cerveza por el grano anterior cuando se presenta un “diezmo retrasado” no puede en modo alguno ser considerada como una autorización para el uso recreativo sin restricciones de la cerveza , ya sea en aquella época o ahora. Especialmente cuando la cerveza está condenada en otros lugares en el Antiguo Testamento.

Cuando nos referimos al tema del vino en las Escrituras, encontramos dos palabras principales -tirosh que usualmente se refiere al jugo de uva en su estado no fermentado, la forma en que viene de la prensa como un nuevo producto agrícola, yayin , una palabra con significados no tan claros.

En 30 de las 38 referencias a tirosh en el Antiguo Testamento se combina con grano y aceite, o aceite solo, como productos de la cosecha usados ​​para diezmos e impuestos, etc. Tres textos (Miq 6:15; Isa 62: 8; 65: 8) se refieren al tirosh como el producto de la uva; Cuatro textos (Proverbios 3:10, Joel 2:24, Miq 6:15 y Oseas 9: 2) hablan de tirosh como producido en una prensa. Sólo un texto (Oseas 4:11) sugiere que tirosh puede producir intoxicación  y este texto puede realmente estar refiriéndose a la fermentación temprana o a la práctica de mezclar vino nuevo y viejo (fermentado).

Así, el tirosh parece referirse casi exclusivamente al vino no fermentado o al jugo de uva. Pero yayin , la otra palabra principal que la Biblia usa para el vino, claramente significa vino fermentado en la mayoría de los casos.

El Antiguo Testamento usa la palabra yayin unas 140 veces. Antes de tratar con textos específicos, obtengamos una visión general de su uso en la Biblia. Según mis cálculos, la Biblia presenta yayin en una luz negativa 60 veces; En unos 60 casos más simplemente lo menciona sin hacer ningún juicio de valor, y en sólo 17 referencias es posible decir algo positivo al respecto. Así, el yayin , vino fermentado, se habla negativamente mucho más a menudo que es positivamente.

En el lado negativo, en primer lugar, son las historias en las que el vino fermentado produce malos resultados. No hay muchos (si es que hay) narraciones históricas en el Antiguo Testamento que mencionen un resultado beneficioso del uso del vino, pero varios terminan desastrosamente: la embriaguez de Noé (Génesis 9:21); Lot (Génesis 19: 32-35); Nabal (1 Sam 25:36, 37); Amnón (2 Sam 13:28); Belsasar (Dan 5: 1-3); Y Asuero (Esth 1: 1-10), por ejemplo.

Isaías (51:21); Jeremías (23: 9); Oseas (4:11; 7: 5); Joel (1: 5); Y Habacuc (2:15) están entre los profetas de la Biblia que señalan los efectos nocivos, tanto físicos como morales, que produce el vino intoxicante.

Proverbios 23: 29-35 describe los efectos físicos inmediatos del vino (ojos rojos y visión borrosa), sus efectos sociales inmediatos (luchas y heridas), así como los resultados a largo plazo (aflicción y dolor). En otras partes, el libro de Proverbios se refiere al vino como productor de pobreza (21:17) y de violencia (4:17). Isaías añade que engaña a la mente (28: 7), inflama a una persona y conduce al olvido de Dios (5:11, 12).

Los textos que apuntan a ciertas funciones útiles del vino no deben pasarse por alto, pero deben ser puestos en perspectiva. Tres textos (Sal 104: 15, Ecl 9: 7, 10:19) mencionan que el vino puede alegrar el corazón y traer alegría. Esto indica una conciencia de los efectos fisiológicos inmediatos del alcohol, pero estos textos deben colocarse junto a las muchas otras declaraciones bíblicas que mencionan sus resultados negativos a largo plazo.

Eclesiastés 9: 7 y 10:19 puede parecer superficialmente dar la aprobación para ceder al alcohol. En un poco de filosofía antigua, Eclesiastés 9: 7 dice: “Vete, come tu pan con gozo, y bebe tu vino con corazón alegre, porque Dios ya ha aprobado lo que haces”. RSV. Es una descripción de la búsqueda del autor de aquellas cosas que dan significado a la vida. Este texto indica que el hombre debe estar contento con ciertos deberes comunes de la vida  incluyendo comer y beber, incluso el vino. Sin embargo, el libro termina con la conclusión del autor de encontrar un mayor bien para proporcionar significado en la vida  que el hombre debe temer a Dios y guardar Sus mandamientos. Véase el capítulo 12:13. Todas las demás experiencias en las que el autor trata de encontrar significado se desvanecen en importancia al lado de esto.

Al menos otros siete textos bíblicos que parecen hablar favorablemente de yayin lo hacen simplemente por medio de la comparación; No están hablando directamente sobre el vino en sí. Por ejemplo, el Cantar de los Cantares usa una comparación con el vino cuatro veces (1: 2, 4; 4:10 y 7: 9) para sacar a relucir la belleza de la amada. Oseas 14: 7 usa la fragancia del vino del Líbano como comparación. Proverbios 9: 5, 6 usa el vino figurativamente al hablar del “banquete de vida” que la sabiduría provee. Amós 9:14 y Zacarías 10: 7 usan la alegría que el vino crea como una figura de cómo el pueblo de Dios se regocijará en el momento de su victoria final.

El vino también fue usado como una ofrenda de bebida en el servicio del templo, tal como hemos visto que la cerveza fue usada en la presentación del diezmo retrasado. Estas libaciones fueron derramadas al lado del altar; No eran bebidas por los sacerdotes.

Así, la mayoría de los textos que mencionan el vino favorablemente lo utilizan en sentido figurado en las comparaciones. Algunos hablan de sus efectos fisiológicos inmediatos. Pero, por lejos, la mayoría describe sus resultados perjudiciales, como los actos malvados cometidos en relación con el consumo de vino. Isaías, por ejemplo, asocia el vino con la toma de sobornos. Véase Isaías 5:22, 23. Amós combina el vino con profanar cosas sagradas. Véase Amós 2: 8.

En resumen, los escritores del Antiguo Testamento plantean cuatro acusaciones contra beber vino. En primer lugar, reconocen sus efectos físicos adversos inmediatos : enrojecimiento de los ojos, visión borrosa, asombro y embriaguez en general. En segundo lugar, reconocen sus efectos morales a largo plazo : varios tipos de comportamiento inmoral y poco ético, junto con los resultados sociales de tales acciones. Tercero, identifican casos particulares de tal comportamiento y los conectan con personas específicas. Cuarto, debido a sus efectos, prohíben que ciertas clases y individuos específicos beban vino.

En contraste con esta gran imagen negativa, sobre las únicas imágenes positivas que la Biblia da de alcohol son tres textos que señalan que el alcohol puede producir un estado de ligereza (ciertamente una observación fisiológica válida). Los escritores de la Biblia también usan ocasionalmente el vino para sacar algunas comparaciones favorables en las figuras del discurso. (Pero también usan el vino para simbolizar algunas comparaciones desfavorables también.) Vea el “vino de la ira” en Salmos 75: 8 y Jeremías 25:15).

¿Cómo entonces deberíamos relacionarnos personalmente con el alcohol en vista de la imagen general dada en el Antiguo Testamento? Si tomamos en cuenta todo el cuadro y evaluamos todas las pruebas, la conclusión más razonable es que el único curso seguro es la abstinencia completa del alcohol en cualquier forma. 

Las Escrituras citadas de RSV son de la Versión Estándar Revisada de la Biblia, con derechos de autor 1946, 1952 © 1971, 1973.

Reimpreso de Signs of the Times, noviembre de 1988.

Comparte:


Comenta