Más de 3 mil conquistadores ecuatorianos participaron en camporís este fin de semana

Quito, Ecuador. Más de 3 mil conquistadores ecuatorianos participaron de los camporis en diferentes puntos del país. En la Misión Ecuatoriana del norte y la Misión Ecuatoriana del Sur, los conquistadores registrados en el evento, realizaron diversas actividades recreativas, competitivas, de servicio a la comunidad y comunión con Dios.

Este evento se inició el día viernes 1 de noviembre y culminó el domingo 3 de noviembre con la presencia de 139 clubes en todo el territorio ecuatoriano y más de 3 mil conquistadores asistentes sin contar los acompañantes y equipo de apoyo. Cada campo misionero, norte y sur tuvo su característica peculiar para realizar este evento.

Líderes de conquistadores de la Misión Ecuatoriana del Norte pidiendo la dirección divina antes de iniciar el programa de inauguración del evento.

En el norte ecuatoriano se realizó la concentración en Santo Domingo de los Tsáchilas donde se inauguró con la presencia de administradores, pastores distritales, líderes de conquistadores regionales, feligreses y visitantes que participaron del evento. Concursos, eventos de agilidad y destreza, seminario para padres, servicio a la comunidad, investidura, programa de consagración y bautismos fueron las actividades de los conquistadores ecuatorianos del norte durante el campori con el lema “Conquistando para Jesús”.

En el sur ecuatoriano se realizó la actividad distribuida por regiones, con el objetivo de fortalecer el liderazgo de las regiones y la participación activa de los clubes asistentes. En cada región se realizaron concursos de marchas, actividades recreativas, actividades de servicio a la comunidad, eventos propios de los conquistadores, mensajes de fortalecimiento espiritual con el lema “Josué, valor y lealtad”. Se enfatizó en cada región el mismo lema puesto que el objetivo fue incentivar al valor y coraje que debe tener todo conquistador para ser fiel a Dios en este mundo.

Los líderes de cada campo Misionero, pastor David Ayora y pastor Julio Álava con la cooperación de sus líderes de conquistadores regionales trabajaron de manera conjunta para fortalecer a miles de jóvenes y niños que participaron en estos eventos. Para iniciar el camporí se reunieron los líderes de manera conjunta doblando sus rodillas para pedir la protección de Dios en cada campamento.

Juan Cancino, pastor departamental de los conquistadores ecuatorianos visitó los puntos de concentración en el país motivándo a conquistadores y líderes que trabajaron para hacer posible este camporí. Además de llevar el mensaje de la Biblia apeló a pedir perdón a Dios por nuestros pecados para que limpie el corazón de toda mala acción y pueda habilitarlo para servir a la comunidad y a Dios de forma óptima.

Las hachas de los clubes participantes del Campori, de fondo los conquistadores de la Misión Ecuatoriana del Norte.

“Me siento agradecido porque Dios además de fortalecer a miles de  conquistadores espiritualmente, rescató muchas personas para Cristo.  Estos camporís fueron de mucha ayuda para los conquistadores puesto que  de esta manera se capacitan para estar en el Camporí Sudamericano del  próximo año en Brasil. Ecuador ya está listo para este evento”, señaló el  pastor Juan Cancino.

Cerrando el campori regional en Salinas, el líder nacional de los  conquistadores anunció que el próximo año se organizaría el camporí a  nivel nacional. “Prepárense todos porque el próximo año tendremos el  camporí nacional en el cual los 3200 conquistadores podrán asistir y t  ambién los nuevos clubes de conquistadores”, resaltó Cancino en su  intervención.

Durante la programación de cada camporí realizado se tuvo un encuentro  con Dios a través de los mensajes de los pastores que apelaron a demostrar  públicamente en las aguas del bautismo su amor por Jesús. El resultado final, 68 conquistadores ecuatorianos bautizados este fin de semana, manifestando su elección por Dios.

Así en estas reuniones de miles de conquistadores ecuatorianos reunidos, vivieron momentos de alegría, emoción, compañerismo, unidad, y por sobre todo aprendieron a servir con amor a Dios. [Equipo ASN, Janeth Limachi]


Comenta