Psiquiatra habla sobre suicidio y otros problemas de salud mental

Médica de la Universidad Adventista de Loma Linda da consejos sobre cómo tratar con este tipo de pacientes.

Por Janelle Ringer, Noticias de la Universidad de Loma Linda

(Foto: Shutterstock)

A Melissa J. Pereau le apasiona ayudar a las personas durante los momentos críticos en sus vidas, y por eso la psiquiatra pasa sus días trabajando con pacientes que piensan sobre el suicidio o lo han intentado. Como directora médica y psiquiatra en el Loma Linda University Behavioral Medicine Center [Centro de Medicina Conductual de la Universidad de Loma Linda], Pereau se encuentra cada día con las realidades del suicidio y como el tema, y otros temas de salud mental, afectan a toda comunidad de alguna manera.

A pesar del predominio de los problemas de salud mental, se suele rechazar la discusión sobre ellos debido a las sensibilidades que los rodean. Aunque los recientes suicidios de personalidades en los Estados Unidos provocaron preguntas que han llevado a que los individuos confronten el problema de forma directa, el problema es aún mayor. La tasa de suicidio en los Estados Unidos ha aumentado en un 30 por ciento desde mediados de la década del 90, según los Centers for Disease Control and Prevention[Centros de Control y Prevención de Enfermedades]. En promedio, hay 123 suicidios por día en los Estados Unidos, según la American Foundation for Suicide Prevention[Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio].

Lea también:

Especialista indica que la cefalea afecta especialmente al sexo femenino

El trabajo de Pereau con sus pacientes y sus grupos de apoyo la ha inspirado para concientizar al publico en general acerca de la salud mental. Su trabajo en la Universidad de Loma Linda, una institución adventista del séptimo día en Loma Linda, California, Estados Unidos, la ha confrontado con muchas preguntas sobre salud mental y suicidio por parte de los pacientes, y los amigos y familiares de ellos. Pereau fue entrevistada para discutir sobre los problemas de salud mental, incluyendo la búsqueda de apoyo, ayuda, y herramientas para salir adelante. A continuación, algunos fragmentos editados.

¿Cómo debería un amigo o familiar de alguien que sufre de un problema de salud mental abordar la conversación de una forma no perjudicial?

Hay que asegurarse de no juzgar a la persona al acercarse. Abordar la conversación estando dispuesto a mostrar las vulnerabilidades y debilidades de uno mismo. Viniendo de un lugar de amor y cuidado puede ayudarle a abordar mejor el tema de los pensamientos de suicidio o sentimientos de depresión o ansiedad.

Si alguien está evitando ir al médico porque cree que muy posiblemente recibirá el diagnóstico, ¿cómo pueden mitigar el miedo a ser etiquetado?

Que alguien no quiera ver a un profesional de salud mental porque tiene miedo a ser etiquetado con una “enfermedad mental” tiene sentido, pero no ayuda con la raíz del problema. Es lo mismo que no ver a un médico por miedo a ser catalogado como diabético. Aun así, la enfermedad permanece. Y significa que uno necesita ayuda, y es importante buscar esa ayuda.

¿Qué ocurre si las circunstancias de la persona contribuyen en gran medida al dolor emocional? ¿Cómo pueden saber qué es causado por su situación y qué por una enfermedad mental subyacente?

Las circunstancias de la vida definitivamente pueden contribuir a los pensamientos suicidas, y la persona puede quedar atrapada y aislada por esas circunstancias. Tener apoyo y personas con quienes contar es más importante que cualquier otra cosa en esas situaciones. No estar solo puede ayudar en ambas situaciones, ya sea que se esté sufriendo de una enfermedad mental o que este pasando por circunstancias difíciles.

¿Hay alguna palabra o frase que recomendaría evitar al hablar sobre salud mental?

Es importante evitar lo que sensacionalize la enfermedad mental, la salud mental, detalles del suicidio, o detalles de enfermedades. Esto puede actuar como disparador. En cambio, pregunte con qué está luchando la persona o qué les causa dolor. Estas preguntas los hacen sentir mejor que si queremos entrar en más detalles.

¿Qué es una evaluación de salud mental?

La evaluación puede ser realizada por una variedad de proveedores diferentes, y analiza los factores estresantes actuales y las formas de lidiar con esos factores estresantes. A veces se enfoca en experiencias de vida previas, pero frecuentemente se enfoca en las experiencias del día a día, y qué tan lejos uno puede estar del punto de referencia. Uno puede hablar con un psiquiatra, un psicólogo, un asistente social, un consejero o incluso su médico de cabecera.

¿Deberían los pacientes preocuparse de que los antidepresivos o medicaciones psiquiátricas los cambien como individuos?

Las medicaciones que tratan las enfermedades mentales no están diseñadas para transformar a alguien en una persona diferente, sino que están diseñadas para ayudar a la persona a volver a ser como era antes de que apareciera la enfermedad. Frecuentemente, las personas tienen miedo de darle a la medicación el tiempo suficiente como para que funcione. Algunos antidepresivos pueden tardar hasta seis semanas o más para ser efectivos, por lo que uno debe consultar con su médico para saber qué esperar.

Para alguien que sufre de una enfermedad mental, ¿es mejor tratarla con medicación o con terapia?

La mejor estrategia  es aquella que combina la medicación con la terapia. Este abordaje de tratamiento de “persona integral” funciona tanto para llegar a la raíz del problema como para balancear los químicos en el cerebro.

¿Cómo puede una persona comenzar a lidiar con el suicidio de un ser querido?

Al mantenerse en contacto con otras personas, ya sea uniéndose a un grupo de apoyo [o] un grupo pequeño de personas en las que confía. Siempre estará la tendencia a apartarse de los demás, pero sin distracciones, es más probable que surjan recuerdos dolorosos acerca de la pérdida. Uno debe trabajar para tener hábitos alimenticios nutritivos y regulares, y hacer lo posible para ejercitarse y descansar, ya que esto puede ayudar con el dolor.

Fuente: noticias.adventistas.org


Comente