Padres deben estar atentos al primer año escolar de sus hijos

Cientos de niños enfrentan temores y desafíos en su primer año escolar y es importante conocer que es lo que los padres y docentes deben hacer ante esas circunstancias.

Foto extraída de la página web de elpaiscom AP

Brasilia, Brasil… [ASN] Un nuevo año escolar está por iniciar y para muchos niños será su primera experiencia en la escuela. La Agencia Adventista Sudamericana de Noticias (ASN) conversó con la psicóloga y psicoterapeuta infantil, Karina Manzanares, sobre los desafíos que padres e hijos enfrentan en esta etapa. El propósito de esta entrevista es ayudar a afrontar mejor este período de retos y oportunidades para los estudiantes.

Lea también:  

Nuevo tipo de abuso del menor

¿Qué aspectos se debe tener en cuenta si se tiene un niño que comienza su primer año escolar?

Karina Manzanares: El cambio en la rutina. Aspectos como la hora de dormir, el momento de hacer tareas, la hora de levantarse, van a ser diferentes ahora. Se debería ir realizando los cambios de manera progresiva, de tal manera que a su niño no le genere estrés.

La independencia. En la escuela los niños tendrán que hacer más actividades de manera independiente como cuidar sus útiles. Esto favorece su desarrollo y tenemos que cooperar con la escuela para que lo logren.

La Socialización. A éstas edades (6 años aproximadamente), los niños tienden a darle más valor a sus interacciones sociales, es por eso que para ellos, la opinión de los demás ya empieza a ser cada vez más importante. Los padres deberán estar muy atentos en este aspecto.

¿A qué tipo de problemas se pueden enfrentar los niños en esta primera etapa?

Karina Manzanares: Entre los principales problemas tenemos:

Exclusión del grupo: Los niños empiezan a armar grupos, a elegir entre todos con quienes se quieren juntar, quién será su mejor amigo, etc. La exclusión de estos grupos puede significar algo muy difícil de tolerar para algunos niños, y si no se maneja de manera adecuada puede dañar seriamente su autoestima.

Las bromas y burlas: Aunque son bastante usuales, padres y maestros deberían estar atentos a la aparición de bromas y burlas. Se debería estar pendiente de las reacciones de los niños y de cuál es la posición que adoptan frente a ellas. La poca atención podría generar malos tratos y hasta acoso escolar.

Problemas de aprendizaje: Algunos niños tendrán más facilidad para interiorizar los aprendizajes brindados en clase, mientras que otros tendrán un ritmo de aprendizaje diferente. En estos casos se debe estar atentos para determinar dónde radica la dificultad y abordarla de la mejor manera.

¿Qué estrategias podrían realizar los padres para que sus niños se puedan adaptar a la escuela de la mejor manera?

Observe, identifique y enseñe: Por ejemplo, si observa que al jugar, su pequeño siempre hace lo que los demás le dicen aunque no le guste, entonces ya identificó un problema y una herramienta valiosa que podría enseñar a su pequeño es aprender a decir “No”. Entonces en casa se trabajará normalizando el hecho de que todos en algún momento necesitamos decir “No”, a través de cuentos, juego de roles, experiencias, etc.

Gánese la confianza de sus hijos: Es importante que los niños sepan que todo lo que les pase en la escuela pueden contarlo a sus papás. Cuando su niño le cuente que rompió un florero, o que perdió su juguete, su primera reacción no debe ser regañarlo o desesperarse, porque su niño aprenderá que contándole lo que le pasa solo empeorará las cosas. Lo primero que tiene que hacer es valorar el hecho de que le está contando la verdad, luego podrá resolver la situación en sí. De esta manera su niño aprenderá que, cualquiera sea la situación, el contárselo lo ayudará a solucionar su problema o a sentirse mejor.

Comuníquese constantemente con los maestros de su pequeño. Si su niño tiene alguna particularidad, si se distrae mucho, si lleva algún tipo de terapia, si le cuesta ver de lejos, etc., es importante que lo comunique a los maestros, esto permitirá que ellos estructuren las pautas de apoyo para ayudar al niño de manera efectiva y oportuna. Por otro lado, recuerde que es en el ámbito escolar y son los maestros los que se dan cuenta de algunos aspectos que se deben mejorar, entonces, es bueno aceptar de la mejor manera los consejos y recomendaciones que estos puedan brindar.

¿Qué se debe hacer si un niño no quiere ir a la escuela?

Karina Manzanares: Si se da cuenta que su niño, antes de empezar la escuela, da señales de que no quiere asistir y quiere quedarse en la casa, considere las siguientes pautas que le podrían ayudar:

Haga de la preparación para la escuela algo muy agradable. La compra de sus cuadernos, de sus lápices, el arreglar su nuevo espacio de estudios, debe ser una actividad emocionante para el niño, háganlo juntos, de esa manera lo ayudará a motivarse.

Llévelo a su nueva escuela. Los espacios nuevos, las personas nuevas, suelen generar temor en los niños, así que llevarlo a que juegue un momento en el patio de la escuela, conocer cuál será su aula, presentarle a algunas de las maestras que verá, puede ayudar a que se sienta más seguro al iniciar las clases.

Valide sus sentimientos. Si nota que su pequeño no quiere separarse de usted, o que tiene miedo ir, hágale saber que lo entiende y que no está mal sentirse así. Cuéntele qué hace usted cuando le da un poco de miedo, cuéntele que usted respira hondo, que usted ora, etc. Cuéntele cómo fue cuando usted fue a la escuela por primera vez, que al inicio no conocía a nadie, pero luego hizo muchos amigos.

Al finalizar la entrevista, la especialista recomendó a los padres que, “si nota que su pequeño está teniendo muchos problemas en relación al inicio del año escolar, puede consultar a un psicólogo infantil, para que le pueda dar pautas más específicas”. [Equipo ASN, Cárolyn Azo]

Fuente: http://noticias.adventistas.org/es/noticia/


Comente