Por cada donación de sangre tres pacientes se benefician, indica especialista

El 14 de junio de cada año se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre. El evento sirve para dar a conocer la necesidad de disponer de sangre y productos sanguíneos inocuos, y agradecer a los donantes por el regalo que permite salvar vidas humanas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la campaña de este año se centra en la donación de sangre durante las emergencias. En la última década, los desastres provocaron más de un millón de víctimas mortales.

El Dr. Gustavo Weiss, sub-director médico de la Clínica Adventista Belgrano y director del Instituto Cardiovascular Adventista en Buenos Aires (Argentina), mencionó que “la sangre es un fluido que permite tener todos nuestros órganos bien oxigenados”.

En cuanto a la importancia de la donación de sangre el Dr. Weiss destacó que donar sangre “salva vidas”. Sin duda hay que tener en cuenta que las personas están donando células con varias funciones y, “para muchos la sangre es lo que les permite seguir viviendo o no”, comenta el doctor.

No podemos negar que cuando donamos sangre donamos vida. Pero, tal vez, lo más sorprendente es que “por cada paciente sano que decide donar sangre hay tres enfermos que se benefician”, enfatiza el líder del Instituto Cardiovascular Adventista, y continúa: “Porque de la sangre se pueden rescatar glóbulos rojos para transfusiones, plasmas para favorecer la coagulación del otro paciente, o puedo transfundir plaquetas. Cada uno de estos ayuda a tres enfermos distintos”, cierra el Dr. Gustavo.

Si de amor en acción se trata, la donación de sangre es un acto de amor al prójimo, al próximo, al otro, donde no existen barreras ideológicas, sociales, físicas ni económicas. Es amor puro, como la sangre que se dona.


Comente