Comparte:


“NUESTRA FAMILIA ESTABA DESTRUIDA”


Le diagnosticaron una enfermedad terminal y le dijeron que tenía 3 meses de vida. Vendió todo, dejó a sus hijas, y se fue a otra ciudad para que no la vieran en su lecho de muerte. Su esposo tenía el vicio del alcohol. Las peleas en el hogar eran constantes y los problemas económicos también. ¿Existe esperanza para una crisis familiar tan profunda? #SoyUnAngelSoyNT

Você está em: Testimonios


Comente