Comparte:


“MIS HERIDAS SANARON”


Olmedo creció en un hogar donde los golpes y los maltratos eran parte de su día a día. Se había prometido a sí mismo que el día que formara su propio hogar eso no se repetiría. Así fue… pero de todas formas sus matrimonios no prosperaron porque la falta de amor que experimentó en su infancia dejó grandes heridas en su corazón, heridas que sólo se sanaron cuando conoció al Padre Celestial. #SoyUnAngelSoyNT

Você está em: Testimonios


Comente