Comparte:


“GRACIAS DIOS”


En condiciones de postración, de soledad, en los rincones más alejados, en medio cualquier dificultad, qué bendición es poder recibir la Palabra de Dios dentro de tu propio hogar.  Eso experimentó Herminia, quien con lágrimas en sus ojos hoy confiesa que haber aprendido sobre la Biblia fue algo tan grandioso como la sensación de aprender a leer por primera vez. Mira este video y déjanos un mensaje contándonos cómo te identificas con este emocionante relato. #SoyUnAngelSoyNT

Você está em: Testimonios


Comente