Comparte:


“EMPECÉ DE NUEVO”


Tras el divorcio, Riola comenzó su vida de cero, pero esa no sería la única dificultad que debería atravesar junto a sus hijos. Las deudas comenzaron a crecer hasta que le embargaron todo lo que tenía dentro de su casa. Se quedó sin nada. En su momento de mayor desesperación clamó a Dios por auxilio y Él le respondió de la forma menos pensada. #SoyUnAngelSoyNT

Você está em: Testimonios


Comente