Comparte:


“DEDICO MI VIDA A DIOS”


Creció con mucho amor pero con muchas necesidades materiales. Hija única, sentía que tenía una gran responsabilidad frente a sus padres de ser exitosa y de generar los recursos suficientes para obtener la comodidad que tanto les había faltado. Natalia se dedicó incansablemente a estudiar y trabajar hasta que su cuerpo dijo basta. Postrada, le rogó a Dios que le diera una nueva oportunidad y la restauración llegó de la forma menos pensada. IMPACTANTE #SoyUnAngelSoyNT

Você está em: Testimonios


Comente